Contaminación atascada en Ciudad de México

En 1992, cuando la capital fue "distinguida" como la urbe más contaminada del mundo por las Naciones Unidas, se usaban comparaciones con el número de cigarros que sus habitantes "fumaban" al respirar el aire de la metrópoli para alertar del tamaño del problema. Hoy las metáforas no son necesarias. Los contaminantes se asocian a 9.600 muertes cada año en la zona metropolitana del Valle de México, según el Instituto Nacional de Salud Pública.

Las condiciones geográficas y meteorológicas, un parque vehicular que aumenta al doble que la tasa de natalidad y el crecimiento desmesurado de la mancha urbana completan el cóctel de riesgos a la salud. "La Ciudad de México está entrando en un problema muy serio de sustentabilidad", afirma Exequiel Ezcurra, científico de la Universidad de California. "Si no se toman las medidas necesarias, nos acercaremos poco a poco a un colapso civilizatorio", agrega el autor de De las chinampas a la megalópolis.

"La contaminación repercute en una menor calidad y esperanza de vida, como habitante de esta megalópolis voy a vivir menos y me voy a enfermar más", explica Gerardo Ruiz, investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México. Los efectos en la salud van desde dolores de cabeza e irritación de los ojos y la garganta hasta cáncer, complicaciones en el desarrollo fetal y enfermedades respiratorias y cardiovasculares. "El problema con la calidad del aire no es sólo crítico, sino crónico, la exposición prolongada a agentes contaminantes hace que algo que empieza como una cosa menor, sea en el largo plazo muy grave para el organismo", advierte Ezcurra.

La lucha contra la polución se intensificó a mediados de los 90, cuando la situación era crítica. Las autoridades habían postergado las medidas por temor a desvelar vulnerabilidades frente a la población y a ahuyentar a los inversores. La capital estableció el programa "Hoy no circula", que restringe el uso de los automóviles un día a la semana de acuerdo con sus emisiones, y las inspecciones (o verificaciones) periódicas de los contaminantes que emanan de los vehículos. Otras acciones incluyeron la erradicación de la industria pesada de la ciudad, la reducción del azufre en las gasolinas y la homologación del monitoreo de la polución con estándares internacionales.

La decisión fue impopular, pero el avance fue palpable. De a 1989 a 2012, las concentraciones de dióxido de azufre bajaron un 89%; las de monóxido de carbono un 79%; las de partículas de 10 micrómetros, un 66%, y las de ozono, una tercera parte, según datos oficiales. El reconocimiento del problema hizo que fuera viable contrarrestarlo. "Las mediciones en la zona metropolitana de la capital son las más completas y confiables, porque es la principal región del país en la que la contaminación es un problema prioritario para sus habitantes", apunta Ruiz.

Las alarmas se encendieron en el último lustro cuando las soluciones ya no estaban funcionando como lo hacían antes. "Seguimos en niveles inadecuados, lejos de tener una buena calidad del aire", asegura Adrián Fernández Bremauntz, ex director del Instituto Nacional de Ecología. La corrupción que permite eludir las inspecciones, la congestión vehicular y la obsolescencia de las herramientas y las tecnologías de las que se echó mano parecen haber llegado al límite.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de