Oceana espera que se inaugure una reforma de la Política Pesquera Común (PPC) basada en un enfoque científico y de precaución, único modo de recuperar los stocks sobreexplotados –el 88% del total en Europa– y de mantener a largo plazo la industria pesquera. El proceso de reforma de la PPC se intensifica a partir de hoy con el debate entre los ministros de pesca de la UE sobre los principales resultados de la consulta pública realizada 2009, que reunió cerca de 400 aportaciones incluyendo la contribución de Oceana y el intercambio de opiniones entre las partes interesadas durante la conferencia celebrada en A Coruña los días 2 y 3 de mayo.

En su aportación, Oceana subraya la necesidad de establecer una política oceánica de la UE moderna y basada en criterios científicos y de precaución, dado que la pesca es una de las actividades humanas con mayor capacidad de impacto sobre el frágil medio marino. La nueva PPC debe asegurar el mantenimiento de unos ecosistemas marinos saludables a través de unas medidas adecuadas. Oceana destaca en su informe la necesidad de aumentar la superficie de Áreas Marinas Protegidas; la eliminación de las capturas accidentales y los descartes o la correcta aplicación de límites de captura (TAC) y control de la actividad pesquera en cada zona como varios de los aspectos prioritarios.

“Los ministros de pesca de la UE tienen que comprender que el único camino sensato para superar el degradado estado actual de los recursos consiste en una gestión integral de los ecosistemas basada en la precaución y en una política pesquera que busque la sostenibilidad ecológica”, afirma Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana Europa.

La reforma radical de los subsidios comunitarios es clave para conseguir objetivos medioambientales. Considerando el exceso de capacidad crónico de la flota de la UE y el incremento de la capacidad de pesca asociado a la modernización de las embarcaciones, todos los subsidios destinados a aumentar el esfuerzo y la capacidad son inaceptables y es preciso darles fin, además de eliminar el apoyo financiero a técnicas pesqueras no selectivas y que dañan el medio ambiente.

La gestión de la PPC actual solo conduce a la maximización del uso de los recursos marinos y a beneficios a corto plazo para la industria pesquera. La PPC actual, sujeta principalmente a decisiones políticas arbitrarias y poco transparentes, ha contribuido directamente a la sobreexplotación de más del 80% de los recursos pesqueros de la UE. El 78% de las recomendaciones científicas sobre Totales Admisibles de Capturas (TAC) y cuotas han sido ignoradas continuamente por el Consejo de Ministros de Pesca. Menos del 40% de las pesquerías de la UE cuentan con evaluaciones científicas y medidas de gestión como TAC.

El debate, el primero que mantienen los ministros de Pesca de la UE sobre la reforma de la PPC, abrirá el camino para establecer una nueva política pesquera de la UE en 2013. El año pasado, el Libro Verde de la Comisión Europea sobre la reforma de la PPC dejó claro que no se puede conseguir el desarrollo social y económico sin alcanzar primero la sostenibilidad ecológica, derribando así la creencia generalizada de que los recursos biológicos de los océanos eran infinitos y renovables.

El Consejo de Ministros ya no será la única figura política en el proceso de reforma; la adopción del Tratado de Lisboa en 2009 hizo por primera vez colegislador en materia de pesca al Parlamento Europeo y puso fin así al tradicional monopolio del Consejo sobre el destino de recursos pesqueros y pescadores. A principios de 2011 se espera una propuesta de la Comisión sobre una nueva Política Pesquera que será finalmente adoptada por el Parlamento y el Consejo a finales de 2012.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de