Para Serrano, la revalorización de este espacio supondrá un revulsivo para el empleo local basado en un turismo sostenible, que sirva para reforzar y romper la estacionalidad del uso público del parque natural durante el período estival.

Entre las acciones programadas destaca el acondicionamiento de un sendero perimetral de unos 30 kilómetros de longitud, que conectará los diversos equipamientos ya existentes a través de medios no motorizados: peatonal, cicloturista y ecuestre. El camino estará dotado con diferentes instalaciones de apoyo como áreas de estacionamiento, puntos de descanso, y miradores panorámicos en diversos puntos estratégicos del entorno del embalse.

Además del recorrido por un entorno de gran valor paisajístico, esta infraestructura básica permitirá poner en contacto el embalse con otros senderos temáticos que se apoyan en los numerosos valores naturales y culturales presentes en sus inmediaciones. Este embalse presenta unas excelentes condiciones para las actividades náutico-deportivas de bajo impacto (piragüismo, vela, catamarán solar…) y cuenta con un emplazamiento estratégico por su cercanía con la Bahía de Cádiz-Jerez, Sevilla y Costa del Sol occidental.

Otras actuaciones propuestas son las relacionadas con la mejora ambiental de las márgenes del embalse: restauración forestal, corrección de problemas erosivos o la adecuación de diferentes hábitats para la fauna, especialmente en las zonas más sensibles de la cola del embalse. Estas acciones se recogerán en el Estudio para la Ordenación del Uso Público de dicho embalse, un documento en el que se identifican las principales potencialidades de este espacio y se planifican las actuaciones necesarias para convertirlo en un referente para las actividades recreativas, deportivas, educativas y de ocio ligadas al medio natural en Andalucía. Para la elaboración de este documento, que cuenta con el visto bueno del la Junta Rectora del parque, se ha contado con la participación de las administraciones locales implicadas, los diversos interlocutores sociales y las empresas de turismo activo que desarrollan su actividad dentro de este espacio protegido.

Esta iniciativa se enmarca en una Estrategia más amplia que está desarrollando la Consejería para recuperar para el uso público los embalses de la provincia de Cádiz vinculados a los espacios naturales. Así, junto al embalse Zahara-El Gastor, referente de la Sierra Norte-Parque Natural de Grazalema, se prevé otras actuaciones complementarias centradas en la recuperación del poblado de la presa de los Hurones y la ordenación de usos en dos de los embalses del Parque Natural Los Alcornocales: el del río Barbate, en la comarca de la Janda, y el de Charco-Redondo como espacio público recreativo asociado a la población del Campo de Gibraltar. 

 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de