El consejero de Medio Ambiente ha estado acompañado por el alcalde de Colindres, José Ángel Hierro; el director general de Medio Ambiente, Javier García-Oliva; la directora del CIMA, María Luisa Pérez; y el director del Instituto Cántabro de Estadística (ICANE), Juan Rodríguez Poo.

La Asamblea de la Red Local de Sostenibilidad integra a alcaldes, concejales y representantes de las entidades miembro para tratar y considerar asuntos y actuaciones relevantes de la Red. Durante esta reunión se han aprobado los resultados de la ejecución del año 2010 y el Plan de gestión Anual de 2011.

Francisco Martín ha valorado la importancia de esta asamblea, que cuenta con una representación mayoritaria de los ayuntamientos, para poder coordinar y elaborar planes de acción que permitan una mayor sostenibilidad en los municipios de Cantabria.

Por otro lado, el consejero ha destacado que la reciente publicación del nuevo sistema de indicadores elaborado por la Consejería, el CIMA y el ICANE, "ofrece una perfecta fotografía de la sostenibilidad en la región, y permite homogeneizar las decisiones de los ayuntamientos para lograr un mejor entendimiento", afirmó Martín.

Por su parte, la directora del CIMA ha explicado a los asistentes los avances del Pacto de Alcaldes de la Red, y el director del ICANE ha expuesto el sistema de indicadores comunes de la RLSC a través de la publicación “Indicadores de Sostenibilidad. Red Local de Sostenibilidad de Cantabria. Cantabria 2007".

Finalizada la asamblea, los asistentes han visitado las marismas de El Tintero, donde la Consejería de Medio Ambiente, en colaboración con el Ayuntamiento de Colindres, ha impulsado el proyecto de recuperación ambiental de este espacio, que fue inaugurado el pasado mes de julio.

Esta actuación ha supuesto la recuperación ambiental y paisajística de un área de diez hectáreas, que tiene por objetivo el fomento y la conservación de los valores naturales de este espacio, así como el uso público y divulgativo de la zona.

A través de esta actuación, se ha transformado un terreno utilizado como vertedero y con una alta concentración de vegetación invasora, en una zona de uso y disfrute que consta de una charca de 400 metros cuadrados, un observatorio de aves, 1.150 metros de sendas peatonales, quinientos árboles y arbustos, 56 huertos de uso público, además de tres áreas para estancias y aparcamiento.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de