El director de Estudios y Proyectos de la Fundación Biodiversidad, fundación pública del Gobierno de España, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Ignacio Torres, participó ayer, en las instalaciones de la sede de la antigua serrería de Ansó (Aragón), en la Jornada Técnica “Desarrollo rural, bioenergía y gestión forestal sostenible”, organizada por la Mancomunidad Forestal de Ansó-Fago. Han intervenido en el acto, además, el presidente de la Mancomunidad Forestal de Ansó-Fago, Félix Ipas; el secretario general técnico de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Roque Vicente, y el director general de Gestión Forestal, Alberto Contreras.

Además, se procedió al encendido y puesta en marcha de la primera red de calor con biomasa de edificios municipales, en un primer paso emblemático en el camino de la reconversión de la actividad forestal y el aprovechamiento de las instalaciones de la antigua serrería de la localidad. En el acto se entregaron, asimismo, placas de agradecimiento a la Fundación Biodiversidad y al Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, en reconocimiento a la labor y compromiso con los servicios forestales.

La bioenergía en la Red Natura

La Mancomunidad Forestal Ansó-Fago dispone de más de 13.000 Ha de monte público, incluidas en la Red Natura 2000. Hasta 2003, funcionó en la zona una serrería que, al cerrar, generó un importante impacto social, con pérdida de fuentes de empleo y abandono de la cultura forestal. De ahí el valor de este proyecto, que persigue la reconversión de la actividad forestal hacia la biomasa y el aprovechamiento de las instalaciones de la antigua serrería.

Para ello, con el apoyo de la Fundación Biodiversidad y de la Universidad de Madrid, la Universidad de Zaragoza, el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat) y el Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (Circe), entre otros, se realizaron estudios sobre la viabilidad ambiental y económica de la biomasa forestal de estos montes.

Fue necesario contrastar los primeros resultados teóricos con la realidad de la extracción de biomasa desde el monte, así como formar a los antiguos trabajadores forestales en la nueva actividad. Tras los estudios de viabilidad, se adecuaron tres parcelas piloto en distintos tipos de montes y se puso en marcha un aula taller permanente de sensibilización ambiental, para brindar conocimientos sobre un modelo de autosuficiencia energética basada en la bioenergía (con una planta de producción de 700 kwh y peletización) y la gestión forestal sostenible en espacios de la Red Natura 2000.

Empleaverde

La Fundación Biodiversidad promueve la gestión forestal sostenible como vehículo de cohesión territorial y de desarrollo sostenible del medio rural, apoyando proyectos nacionales e internacionales, algunos de los cuales se ejecutan a través del Programa Empleaverde, co-financiado por el Fondo Social Europeo.

Precisamente, a través de “Empleaverde”, el año pasado, se aprobaron once proyectos sobre gestión forestal sostenible destinados a trabajadores autónomos o de pymes y micropymes. Los colectivos prioritarios han sido mujeres, trabajadores mayores de 45 años, discapacitados, inmigrantes, trabajadores de baja cualificación, trabajadores de zonas despobladas, rurales, áreas protegidas y reservas de biosfera. Con las acciones asociadas a estas iniciativas, se dio formación a más de 5.000 trabajadores y se pusieron en marcha cerca de 100 empresas.

Además, la Fundación Biodiversidad impulsa proyectos que promueven los aprovechamientos y usos forestales, ganaderos y agrícolas sostenibles, en colaboración con otras entidades. Ejemplos de estas actuaciones son las iniciativas para promover certificaciones y el uso racional de los productos y servicios del monte (con FSC España) y la ecoinnovación forestal (con PEFC España); o la preservación de los recursos naturales con la Red Europea de Territorios Corcheros; la prevención de incendios forestales y otros proyectos para el uso y aprovechamiento sostenible del patrimonio natural en distintos rincones de la geografía española.

Este proyecto estratégico y singular en Ansó, por su parte, contribuirá al desarrollo rural sostenible dando empleo a más de una veintena de personas y promoviendo el uso sostenible de los recursos forestales.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de