Este año se despejarán las dudas sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible 

2017 es un año importante que, sin embargo, no hemos empezado con buen pie. El pasado lunes, tres agencias de Naciones Unidas declaraban formalmente la hambruna en varias zonas de Sudán del Sur y advertían que cerca de cinco millones de personas necesitan con urgencia ayuda alimentaria, agrícola y nutricional. Días antes, una evaluación conjunta de la FAO, el Programa Mundial de Alimentos y Unicef alertaba del rápido deterioro de la crisis alimentaria en Yemen y pedía ayuda urgente para evitar otra catástrofe.

Teniendo en cuenta que este año debemos seguir avanzando en igualdad, desarrollo sostenible y reducción de la pobreza, no es un buen augurio vernos obligados ya a hacer frente a emergencias humanitarias tan acuciantes. Se trata de un año relevante porque se empezará a medir y podremos comprobar con hechos -ya no solo con palabras- el grado de voluntad política y compromiso respecto a los acuerdos -incluido el de cambio climático de París- alcanzados en los últimos años.

No ayuda el incierto contexto internacional y la amenaza creciente del retorno al unilateralismo, pero hay varias citas globales de enorme importancia en el marco de la denominada Agenda 2030.

La revisión de los ODS en Nueva York

Bajo el lema "Erradicar la pobreza y promover la prosperidad en un mundo cambiante", el foro político de alto nivel sobre desarrollo sostenible que se celebra en julio en Nueva York será la primera oportunidad para que los países den seguimiento y evalúen los avances e indicadores en algunas de las metas globales que la comunidad internacional se marcó para 2030.

Entre otros, se revisarán los dos primeros Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que están en la base de la supervivencia de la humanidad: Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo y acabar con el hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible. Es una oportunidad de oro para determinar qué hemos conseguido hasta el momento, dónde podemos mejorar, qué financiación nos hará falta y qué podemos hacer para desatascar el progreso allí donde estamos más rezagados.

La FAO estará presente con un mensaje claro: avanzar en materias como la seguridad alimentaria, la nutrición y la agricultura sostenible es fundamental para lograr el conjunto de los objetivos. La erradicación del hambre, junto a la eliminación de la pobreza, es y debe ser la piedra angular de la agenda global de desarrollo si realmente queremos que nadie se quede atrás.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de