"No se puede despreciar la importancia de la pesca de captura y la acuicultura. Para más de 4.000 millones de personas suponen un 15 por ciento del aporte medio de proteínas animales per cápita. Y las dos actividades generan más de 200 millones de empleos a nivel mundial", añadió el responsable de la FAO.

"Al mismo tiempo, estos servicios vitales no deben poner en peligro el papel fundamental que los océanos desempeñan en la regulación del clima terrestre, pues absorben más del 25% del dióxido de carbono emitido a la atmósfera por las actividades humanas", detalló Graziano.

En su intervención en la 10ª Reunión ministerial regional del Pacífico sudoccidental de los países miembros de la FAO en la capital de Samoa, Graziano da Silva también aseguró que el cambio climático se ha convertido en "una cuestión de supervivencia, al igual que el hambre".

El Pacífico sudoccidental supone cerca del 15% de la superficie del planeta, e incluye alrededor de dos mil islas y atolones, particularmente vulnerables a las tormentas e inundaciones, la escasez del agua y la presión sobre los sistemas pesqueros y forestales.

El Director señaló que una de las prioridades de la FAO es abordar el cambio climático que afecta a los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID) y las zonas bajas costeras del Pacífico y del mundo.

La FAO apoya a los países insulares del Pacífico en muchos aspectos, por ejemplo trabajando para ampliar y profundizar la aplicación de normas acordadas a nivel internacional, como el Código de Conducta para la Pesca Responsable y sus instrumentos asociados.

Trabajo pendiente

Graziano da Silva señaló que la lucha contra el hambre en Asia y el Pacífico ha logrado importantes avances, pero que aún queda mucho trabajo por hacer para mejorar la seguridad alimentaria y la calidad de la nutrición, y para alcanzar el Objetivo de Desarrollo del Milenio de reducir a la mitad en 2015 la proporción de personas que padecen hambre tomando como referencia el año 1990.

El responsable de la FAO recordó también que tres cuartas partes de todas las muertes de adultos en el Pacífico están relacionadas con la nutrición y las enfermedades asociadas al estilo de vida, y destacó la importancia de abordar los problemas nutricionales mediante la diversificación de las dietas y la recuperación del uso de, los cultivos tradicionales locales.

"Cada región tiene variedad de cultivos no comerciales que se utilizaron en el pasado como alimentos", explicó el Director General, citando al pandán como ejemplo de cultivo del Pacífico. "Las investigaciones,señaló, demuestran que el pandán contiene niveles elevados de carotenoides, que han protegido a muchas generaciones frente a la deficiencia de vitamina A".

Cooperación regional y mundial

La principal tarea de los participantes de la reunión fue revisar y aprobar un plan general del trabajo de la FAO en los catorce países de la región de 2013 a 2017.

"El apoyo que la FAO les ofrece debe responde a sus necesidades y prioridades de desarrollo, como se indica en sus planes de desarrollo sostenible, subrayó Graziano da Silva, quien también subrayó la importancia de que estén en línea con el marco estratégico revisado de la FAO.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de