PIXABAY

El pasado 17 de septiembre de 2020, un equipo de investigadores del Observatorio de Halekala (Hawái) de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) descubrió un pequeño asteroide u objeto artificial que se aproximaba a la Tierra.

Este objeto, que fue hallado por astrónomos que buscan asteroides cercanos a la superficie terrestre desde el telescopio de reconocimiento Pan-STARRS1 que financia la NASA en Maui (Hawái), despierta un profundo interés por su particular tamaño y a que su órbita era inusual.

“Los astrónomos notaron que este objeto seguía una trayectoria leve pero claramente curvada en el cielo, lo que es una señal de su proximidad a la Tierra. La aparente curvatura se debe a la rotación del observador alrededor del eje de la Tierra mientras nuestro planeta gira”destacaba la NASA en una nota de prensa al respecto.

Posteriormente se confirma que el objeto denominado 2020 SO, convertido en una segunda luna de la Tierra, se trata realmente del cohete propulsor Centaur de la década de 1960, que ha estado orbitando nuestro planeta desde el pasado 8 de noviembre.

¿Por qué no se trata de un asteroide?

Según explica la NASA, la mayoría de las órbitas de los asteroides “son más largas y se inclinan más en relación con la órbita de la Tierra”. Sin embargo, la órbita de 2020 SO alrededor del Sol “es muy similar a la de la Tierra y está aproximadamente a la misma distancia, casi circular, y en un plano orbital que coincide casi exactamente con el de nuestro planeta”, lo que resulta ser poco habitual para un asteroide natural.

Observatorios de todo el planeta analizaron la órbita de 2020 SO y los datos comenzaron a mostrar “el grado en que la radiación del Sol estaba cambiando la trayectoria de 2020 SO”, lo que parecía indicar que no se trataba de un asteroide.

Tras un análisis más profundo, los investigadores revelan que este objeto se había acercado a la Tierra en varias ocasiones a lo largo de las décadas y el director del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS, por sus siglas en inglés), Paul Chodas, confirma que 2020 SO “podría ser el cohete propulsor de la etapa superior de Centaur de la desafortunada misión de Surveyor 2 de 1966 de la NASA a la Luna”destaca el comunicado emitido en diciembre.

¿Cuándo se podrá observar desde la Tierra?

Este objeto hizo su aproximación más cercana a la superficie terrestre el pasado 1 de diciembre de 2020 y, según los modelos, permanecerá dentro de la esfera de dominio gravitacional de la Tierra “hasta que escape de nuevo a una nueva órbita alrededor del Sol en marzo de 2021”.

El Surveyor 2 de la NASA se lanza al espacio el 20 de septiembre de 1966 con el objetivo de hacer un aterrizaje suave en la Luna. Sin embargo, tres días más tarde el módulo de aterrizaje se estrelló en la Luna debido a que “uno de los tres propulsores no se encendió para una corrección de rumbo de 9,8 segundos y, como resultado, puso la nave espacial en un giro no deseado”.

Ahora, el 2020 SO realizará otra aproximación cercana a la Tierra este 2 de febrero de 2021. “Pasará más lejos esta vez, pero aún dentro de 0.58 distancias lunares (140.000 millas, o 220.000 km)”según informan en el portal EarthSky.

Fuente: 20minutos,

Artículo de referencia: https://www.20minutos.es/noticia/4565050/0/la-tierra-perdera-segunda-luna-claves-observar-fenomeno/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de