¿Hay auroras en Marte como las de la Tierra?

Las auroras boreales son uno de los fenómenos celestes más espectaculares, y también una pista para los científicos que estudian los campos magnéticos planetarios. Son tan importantes que a finales de enero de 2017 se reunieron diversos grupos de trabajo en Kiruna (Suecia) para compartir los últimos resultados obtenidos por los investigadores sobre el tema. Y el lugar elegido no fue para nada casual, tuvo lugar en Kiruna porque allí se encuentra la sede del Instituto Sueco de Física Espacial, que tiene embarcado en el orbitador un instrumento que mide, precisamente, el campo magnético de Marte.

Las auroras boreales se generan por la interacción del viento solar con el campo magnético y la atmósfera de la Tierra. Tal y como explica Manuel Castillo, del segmento terreno de ciencia de Mars Express,“las auroras se producen cuando las partículas que atrapa el campo magnético chocan con el aire de la atmósfera”. Esas partículas cargadas, provenientes del Sol, excitan los átomos de los gases presentes en la atmósfera, que emiten los colores que se aprecian en las imágenes. Pero lo que en la Tierra es un bonito espectáculo, y una muestra de la protección que el campo magnético planetario frente a la radiación solar, en Marte es completamente distinto.

¿Se pueden producir auroras de Marte?

Para analizar si existen auroras en Marte y cómo serían hay que observar cada uno de los parámetros que las producen de manera independiente. Para empezar, y como señala Manuel Castillo, “en Marte el campo magnético es muy tenue . Por lo tanto, no puede haber demasiadas auroras”. En la reunión en Kiruna participó un invitado de la misión MAVEN, de la NASA, que “estuvo explicando que debido a la debilidad del campo magnético de Marte, el choque del viento solar contra él produce una especie de auroras muy débiles”. Castillo añade que los procesos que generan esas auroras marcianas son los mismos que en la Tierra y que “se producen los mismos fenómenos, pero debido a la escasez de aire, no se llegan a producir el mismo tipo de auroras que en la Tierra. Ni siquiera creo que puedan ser visibles”.

De los planetas rocosos del sistema, sólo el nuestro tiene auroras. Los científicos han descubierto estos fenómenos en gigantes gaseosos como Saturno y Júpiter, pero no en Marte y Venus, cuyos campos magnéticos son muy débiles. De este modo, pueden aprender nuevos aspectos de estos planetas, y hasta trazar su evolución a lo largo de su historia. Para muchas personas las auroras son, simplemente, un espectáculo natural; para los científicos es mucho más que eso.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de