Los cambios climáticos son una realidad que ha acompañado siempre a la Tierra y a los animales que habitan en ella, aunque el actual es el único causado por el hombre y el que pondrá a prueba a la actual civilización humana.

Pero hace cientos de millones de años, durante el llamado Eón Proterozoico (un período de tiempo que va de los 2.500 a los 541 millones de años de antigüedad), el clima del planeta cambió en varias ocasiones y sacudió a la vida que se abría camino.

Los continentes se movieron, las edades del hielo convirtieron al planeta en una bola de nieve y, a pesar de todo, al final aparecieron los primeros animales visibles a simple vista. Estos se caracterizaban por un rasgo que revolucionaría la vida para siempre: la simetría bilateral. Gracias a ella apareció casi toda la diversidad de animales que conocemos hoy en día.

Geólogos y biólogos tratan de cruzar sus conocimientos para tratar de entender cómo fue este proceso.

¿Por qué los animales aparecieron entonces y no antes? ¿Fue algo progresivo o más bien explosivo?

Un artículo publicado en Nature ha arrojado nueva luz a esta cuestión.

Después de analizar escrupulosamente una gran colección de sedimentos fosilizados hallados en Australia, han concluido que el final de una edad de hielo hizo llegar una gran cantidad de nutrientes a los océanos. Todo apunta a que esto favoreció el crecimiento de las algas sobre las bacterias, y esto a su vez permitió después la aparición de los primeros animales.

“Aplastamos las rocas hasta convertirlas en polvo para extraer las moléculas de los antiguos organismos”, ha explicado en un comunicado Jochen Brocks, investigador de la Universidad Nacional de Australia (ANU) y coautor del estudio. “Estas moléculas nos dicen que algo realmente muy interesante ocurrió hace 650 millones de años. Fue la revolución de los ecosistemas: el surgimiento de las algas”.

En la reseca región central de Australia, los investigadores han encontrado una gran cantidad de rocas sedimentarias fosilizadas que les han permitido entender cómo eran las condiciones de la Tierra hace eones. En los resquicios de los minerales, han hallado restos de lípidos (grasas) que han indicado cómo era la composición de la vida en los océanos.

A partir de cierto momento, parece que algo ocurrió, porque la población de algas se disparó y acabó dominando a las bacterias. Y, gracias a esto, los animales y los humanos aparecieron en el planeta, según Brocks. Pero, ¿por qué pasó todo esto?

Los nutrientes llegados de las montañas

“Unos 50 millones de años antes de que todo esto ocurriera (el surgimiento de las algas), hubo un evento dramático llamado Tierra bola de nieve”, ha dicho Brocks. “La Tierra permaneció congelada durante 50 millones de años. Glaciares enormes molieron las montañas hasta polvo, lo que liberó nutrientes (minerales). Y, cuando la nieve se fundió a causa de un evento de calentamiento global extremo, los ríos arrastraron estos nutrientes y los vertieron a los océanos”.

En estas condiciones, con océanos más cálidos y repletos de nutrientes, la vida se transformó. Pasó de estar dominada por bacterias, a formas de vida más complejas.

“Esos grandes y nutritivos organismos en la base de la cadena trófica (algas) proporcionaron la inyección de energía requerida para la evolución de los ecosistemas complejos, donde animales cada vez más grandes y complejos, incluyendo a los humanos, pudieron medrar”, ha detallado Jochen Brocks.

Fuente: ABC,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de