El misterio de la evolución de los caballos

Poco a poco, los científicos no saben cómo, sus extremedidades evolucionaron y dieron lugar a las pezuñas actuales. Cualquier radiografía mostraría que en su interior hay un único dedo y que el resto ha quedado reducido a vestigios minúsculos.

Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Harvard y publicado recientemente en la revista Proceedings of the Royal Society B ha arrojado luz al misterio de cómo evolucionaron las pezuñas de los caballos. Los investigadores han concluido que ocurrieron dos procesos determinantes. Por una parte, el peso del cuerpo fue aumentando y, por otra, los dedos se fueron reduciendo. Según los autores, la evolución descubrió que, para soportar las fuerzas, era más eficaz tener un dedo medio robusto y fuerte que muchos dedos laterales.

"Los caballos pueden lograr cosas muy impresionantes", ha dicho Brianna McHorse, primera autora del estudio e investigadora en la Universidad de Harvard. "Pueden correr a gran velocidad, saltar, esquivar muy rápidamente y, si están entrenados, recorrer más de 160 kilómetros en un día. Y mucha gente no se da cuenta de que hacen todo eso sosteniéndose en un solo dedo".

La historia contada en la mayoría de los libros de texto y museos es que las llanuras de hierba se impusieron gradualmente sobre los bosques, que los caballos aumentaron de peso, y que redujeron sus dedos a uno solo, tal como ha explicado McHorse. Pero, ¿cómo ocurrió todo esto? ¿Cuándo, a lo largo de la evolución de los caballos, los dedos laterales dejaron de funcionar?

Reconstruyendo las fuerzas

Para responder a estas y otras preguntas, los autores han examinado 13 fósiles de piernas de caballo, de hasta 50 millones de años de antigüedad, y las han comparado con las patas modernas. Gracias a tecnologías de reconstrucción tridimensional midieron parámetros como la longitud y el área y estimaron la resistencia de los miembros a las fuerzas, si el animal hubiera estado saltando o trotando.  Los resultados han mostrado que en muchas especies tempranas de caballos los dedos laterales tenían un papel muy importante y sostenían buena parte del peso del animal. Pero luego, esto cambió.

"A medida que aumentó el peso corporal, y los dedos laterales fueron desapareciendo, el dedo medio compensó esto cambiando su geometría interna, permitiendo a caballos aún mayores permanecer en pie y moverse sobre un solo dedo", ha dicho Stephanie Pierce , coautora de la investigación. 

"Además, aumentó la cantidad total de hueso, permitiendo que resistiera mejor a la compresion y a la flexión, lo que es crucial para animales tan grandes". Según los autores, estos análisis mecánicos son el testimonio más claro de cómo y por qué la evolución optó por reducir el número de dedos en las extremidades de los caballos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de