El planeta Gliese 581g se encuentra en una "zona habitable", a una distancia de estrella donde el planeta recibe la cantidad justa de energía estelar para mantener agua líquida en o cerca de su superficie. El artículo del estudio ha sido publicado en la revista Astrophysical Journal y sugiere que la fracción de estrellas en la Vía Láctea que alberga planetas potencialmente habitables podría ser mayor de lo que se pensaba.

El nuevo estudio describe el número total de planetas alrededor de Gliese 581g a seis, al igual que nuestro propio sistema solar, donde sus estrellas orbitan de forma casi circular. Los científicos, miembros del grupo de trabajo Carnegie Exoplanetas, han recogido 11 años de datos de velocidad radial de la estrella. El método de velocidad radial se ve en pequeños movimientos de una estrella en respuesta al tirón gravitacional de los cuerpos en órbita. 

Temperaturas no demasiado frías ni calientes

La amplitud y la fase de sutiles reacciones gravitatorias de la estrella permiten a los investigadores determinar la masa de un planeta y su período orbital. El radio del planeta se estima haciendo suposiciones acerca de su composición, y la gravedad en su superficie se calcula a partir de su masa y de su radio. Los astrónomos también puede determinar el equilibrio del planeta y la temperatura de la superficie, que ayudan a determinar el potencial de habitabilidad. La temperatura de equilibrio refleja el equilibrio entre la energía emitida por el planeta y la energía térmica recibida de la estrella. La temperatura de la superficie se calcula por la distancia del planeta de la estrella y una serie de conjeturas sobre la composición de su atmósfera. Para ser habitable, las temperaturas no debe ser demasiado calientes, lo que evaporaría el agua, ni demasiado frías.

"Nuestros cálculos indican que el planeta es entre 3,1 y 4,3 masas terrestres, tiene 36,6 días órbita circular, y un radio estimado de entre 1,2 y 1,5 radios de la Tierra", señaló el coautor Paul Butler del Departamento de Magnetismo Terrestre del Instituto Carnegie de Ciencia.

La habitabilidad depende de muchos factores, no sólo de la temperatura. La gravedad tiene que ser lo suficientemente fuerte como para mantener una atmósfera, por ejemplo, y la temperatura debe ser inferior a unos 26°F en algún lugar del planeta. Los investigadores estiman que la temperatura de la superficie del planeta recién descubierto está entre -24°F y 10ºC. El planeta podría estar bloqueado por la marea de la estrella, con una cara siempre frente a la estrella, mientras que la otra siempre está oscura y fría. Esto sirve para estabilizar el clima del planeta en superficie, de acuerdo con Steven Vogt, co-autor y profesor de astronomía y astrofísica en la Universidad de California Santa Cruz. La zona más habitable en la superficie del planeta sería a lo largo de la línea entre la sombra y la luz, con temperaturas de la superficie que disminuyen hacia el lado oscuro y aumentan hacia el lado de la luz.

Las temperaturas en la Tierra varían enormemente, y la vida puede prosperar en ambientes muy extremos, que van desde la Antártida, donde la temperatura puede llegar a -94 ° F, a los respiraderos hidrotermales ardientes, que ascienden hasta 235 ° F.

El hecho de que los investigadores fueron capaces de detectar este planeta tan rápidamente y tan cerca (en términos astronómicos) sugiere que los planetas habitables podrían ser muy comunes.

Entra en el blog de ambientum y descubre la historia de un viaje espacial de exploración hacia un nuevo planeta habitable. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de