Un nuevo estudio revela la incompatibilidad entre el uso del gas en Europa y el Acuerdo de París

Con motivo de la COP23, Amigos de la Tierra publica una nueva investigación que alerta sobre la necesidad de abandonar los combustibles fósiles. En el mismo se demuestra que, de continuar con el ritmo actual de quema de gas y otros combustibles fósiles, los Estados miembro superarán el límite correspondiente de emisiones de CO2 fijado para no superar los 2ºC en tan solo nueve años.

Las conclusiones del estudio remarcan la urgencia con la que Europa, como una de las regiones responsables del cambio climático, necesita transitar hacia un sistema energético libre de combustibles fósiles. En el marco del Acuerdo de París, la UE se comprometió a limitar el calentamiento por debajo de los 2ºC y “poner más recursos para mantener la temperatura por debajo del 1,5ºC”. De hecho para no alcanzar el 1,5ºC sería necesario que el gas y el resto de combustibles fósiles dejasen de usarse de forma más inmediata. 

Los combustibles fósiles, incluido el gas natural, deben dejar de tener un papel sustancial en un sistema energético compatible con los 2°C antes de 2035, desapareciendo progresivamente de los mixes energéticos a partir de entonces. Debido a los altos niveles de emisiones de CO2 y metano a lo largo del ciclo de vida del gas, los autores concluyen categóricamente que "es imposible poner el punto de mira en reservas adiciones de combustibles fósiles"; "es imperativo un plan urgente para eliminar la quema del gas natural existente y el uso de otros combustibles fósiles en toda la UE".

La publicación de este estudio coincide con un momento en el que la UE está a punto de publicar una lista de al menos 90 proyectos nuevos de gas, que está considerando financiar con dinero público. En los últimos tres años, la UE ha otorgado más de mil millones de euros en ayudas a proyectos de gas. 

"La afición de Europa por el gas es totalmente incompatible con una acción contundente frente al cambio climático. La industria del petróleo y el gas están invirtiendo grandes sumas para vender el gas como la gran panacea para el clima, y poder continuar así con la dependencia a los combustibles fósiles. Lo cierto, no obstante, es que el gas no puede desempeñar ningún papel en un futuro basado en energías limpias. Europa necesita abandonar todos los combustibles fósiles, aprovechar todo el potencial de ahorro de energía y optar por un sistema 100% renovable con participación ciudadana", ha señalado Hector de Prado.

"Para ajustarse a los compromisos de París la UE debe iniciar una transición para eliminar los combustibles fósiles, incluido el gas natural. Una transición que debe comenzar desde ya”, ha señalado Kevin Anderson del Tyndall center for climate research.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de