Coincidiendo con la presencia de Isabel García Tejerina, ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en la COP21, se ha presentado una nueva versión del texto que dará lugar al acuerdo de París. 

Aunque constituye un avance respecto al borrador presentado el sábado, aún quedan varios puntos que definir para que el viernes se pueda aprobar. 

La noche se espera larga en la COP21 para cumplir los plazos establecidos y llegar a un acuerdo 

“Hemos progresado pero queda bastante trabajo”, ha afirmado esta tarde Laurent Fabius, presidente de la COP21, borrador en mano. La nueva versión del texto no es la definitiva, pero constituye un avance: es más corto  –29 páginas en lugar de 43– y se ha eliminado el 75% de los puntos entre corchetes (puntos pendientes).

 “No se ha decidido nada. Todo sigue sobre la mesa”, ha señalado la ministra Isabel García Tejerina

Pero esta  noche se esperaba larga para cumplir los plazos establecidos y llegar a un acuerdo a finales de semana. Sin embargo, según Fabius, aún quedan tres cuestiones importantes que aclarar respecto a la diferenciación de los esfuerzos entre países ricos y más pobres –los países desarrollados deberían asumir más responsabilidades al ser los mayores emisiones de CO2–, la financiación en la lucha contra el cambio climático y el nivel de ambición (límite de los 2 ºC).

Sobre este punto en el artículo 2 del acuerdo, en el que se debe definir el límite de aumento de la temperatura a 2 ºC, una de las opciones queda abierta: “mantener el límite a 2 ºC respecto a los niveles preindustriales (y rápidamente aumentar los esfuerzos globales para limitar el aumento por debajo de 1,5 ºC, mientras se reconoce que en algunas regiones y ecosistemas vulnerables se prevén altos riesgos incluso por debajo de 1,5 ºC)”, dice el borrador.

Para Isabel García Tejerina, ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que ha llegado hoy a la cumbre, “no se ha decidido nada. Todo sigue sobre la mesa”. “El texto requiere más análisis”, ha afirmado en rueda de prensa.

Otro de los temas aún por definir es la diferenciación. Antes de la presentación del borrador, John Kerry, secretario de estado de EE UU, había subrayado en su intervención en la COP21 que “cada país debe actuar en función de sus propias capacidades. No se fuerza a nadie más allá”, ha apuntado. “Más que nunca tenemos que unir fuerzas”, ha recalcado Laurent Fabius

Al informar de sus emisiones a través de las INDCs (contribuciones previstas y determinadas a nivel nacional), todos los países entran en la mesa de negociación. Pero hasta el momento, aún queda menos del 5% de los países en entregarlas. En este sentido, para Kerry es necesario un sistema de transparencia legalmente vinculante. “Es un tema de vida o muerte”.

Todo queda aún por decidir

“El acuerdo, donde todo resulta ambiguo, incluso las menciones al calentamiento, no contiene apenas herramientas, salvo las financieras, y aún así siguen siendo insuficientes”, ha declarado Alejandro González, portavoz de Amigos de la Tierra en la COP21. 

Para los ecologistas, el texto no contiene una visión a largo plazo ni en la reducción de emisiones ni en la financiación. “Además, lo que llevamos viendo estas semanas es la continuidad de la improvisación dentro la financiación climática”, ha subrayado González. 

Sin embargo, “la prioridad es llegar a un consenso”, ha recalcado esta tarde la ministra española. La Unión Europea ha sido uno de los grupos más ambiciosos en cuanto a la reducción de emisiones y a la revisión cada cinco años de los compromisos. "La UE quiere un acuerdo que sea revisable cada 5 años. 

Un acuerdo que esté vivo", ha dicho la ministra. Pero “siempre ha sabido que no se iba a tener todo”, ha indicado García Tejerina. 

En otros puntos, como los de adaptación, el texto ha expuesto los compromisos de ambición global. “Es algo necesario a nivel local pero también tiene consecuencias transnacionales y debe ser tratado a nivel colateral”, ha afirmado Teresa Ribera, directora del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales de París.

Fabius ha dado un plazo hasta las 20 horas de hoy a las 196 partes para leer y revisar el borrador que ha quedado “más limpio”. En las próximas horas se deben intensificar las consultas. “Más que nunca tenemos que unir fuerzas”, ha recalcado el presidente de la COP21. “Pero nada estará aprobado hasta que todo esté aprobado”, ha concluido el ministro de asuntos exteriores francés.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de