El documento, que analiza dos períodos, los años 1990-2000, y 2000-2006, pone de relieve un aumento en la capacidad de absorción de CO2 de casi el 90% durante el segundo período analizado. Basándose en este dato el Consejero de Industria, Energía y Medio Ambiente aseguró que Extremadura es la única Comunidad Autónoma que absorbe más gases de efecto invernadero de los que emite.

"Sumidero neto de carbono"

Así, mientras que en los años 1990-2000 eran compensadas el 84% de las emisiones producidas en la región, las captaciones en el segundo período superaron a las emisiones en un 14%, lo que convierte a Extremadura en un "sumidero neto de carbono", según ha manifestado José Luis Navarro.

El cambio entre los dos períodos estudiados se debe a que, mientras que las emisiones de CO2 aumentaron un 37%, pasando de 5,9 millones de toneladas/año a 8,2 millones de toneladas/año, el incremento en la absorción fue del 89%, ya que en el primer ciclo se capturaron 4,9 millones de toneladas de CO2 al año mientras que en el segundo se alcanzaron los 9,3 millones de toneladas/año.

El fomento de la captación de carbono por los sumideros, según ha explicado el consejero, es una de las líneas de actuación de la Estrategia de lucha contra el Cambio Climático para Extremadura, que también contempla la realización del Inventario de Sumideros de Extremadura, que se ha materializado en la publicación presentada.

Directrices del Panel Intergubernamental de Cambio Climático

La estimación de la absorción de carbono que recoge el estudio, según las Directrices del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), se ha realizado teniendo en cuenta la superficie ocupada por seis categorías de terreno: forestal, cultivos, pastizales, humedales, urbanos y otros.

Más del 80% de la fijación de carbono en Extremadura tiene lugar en los bosques, mientras que en los terrenos de cultivo se captura el 9,5% y el 8,5% se produce en los pastizales.

En este sentido, las áreas forestales juegan un papel fundamental por la capacidad de transformar el carbono del CO2 de la atmósfera en biomasa viva, y actuar como sumideros de carbono regulando su concentración en la atmósfera.

El notable incremento en la absorción de CO2 se debe fundamentalmente a que la capacidad sumidero de los terrenos forestales extremeños se duplicó entre el primer y el segundo periodo estudiado, como consecuencia de la política Forestal que desarrolla la Junta de Extremadura.

Tercer Inventario Forestal Nacional

El consejero ha recordado que, según el Tercer Inventario Forestal Nacional, en el año 2001 los terrenos forestales suponían el 65% de la superficie total de Extremadura, frente al 55% del Segundo Inventario Forestal Nacional realizado en 1990.

En comparación con el conjunto de España, la superficie forestal por cada extremeño es de 2,43 hectáreas, frente a las 0,6 hectáreas por cada español.

Para el titular de Industria, Energía y Medio Ambiente, los montes, además de los beneficios que suponen en la lucha contra el cambio climático, son también un importante sector económico, con capacidad de creación de empleo y de fijación de la población en las zonas rurales.

Asimismo, ha destacado que "ofrecen la posibilidad del aprovechamiento energético de la biomasa forestal, contribuyendo a alcanzar los objetivos de energías renovables".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de