Después de una bajada en el año 2009, causada por la crisis financiera global, se estima que las emisiones que han alcanzado la cifra récord de 30,6 gigatoneladas (Gt), lo que supone un incremento del 5% respecto anterior récord en 2008, cuando alcanzó los niveles de 29,3 Gt.

Además, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha estimado que el 80% de las emisiones previstas en el sector de la energía para  2020 ya están se han emitido, ya que proceden de las centrales que están actualmente en marcha o en construcción.

"Este importante aumento de las emisiones de CO2 representa un serio revés para las esperanzas de limitar a 2ºC el aumento global de la temperatura", declaró el Dr. Fatih Birol, economista de la AIE que supervisa la anual World Energy Outlook, la publicación insignia de la Agencia.

Los líderes mundiales acordaron en 2010 limitar a 2°C el aumento de la temperatura en la convención sobre cambio climático de Cancún. Para alcanzar este objetivo, la concentración a largo plazo de gases de efecto invernadero en la atmósfera debe ser aproximadamente de 450 partes por millón de CO2 equivalente, lo que supone un aumento del 5% comparado con la estimación en 2000 de 430 partes por millón.

El World Energy Outlook de la AIE en 2010 establece el Escenario 450, basado en los objetivos de emisiones que los países han convenido alcanzar en 2020. Según este escenario, las emisiones mundiales relacionadas con la energía no deberían ser mayores de 32 Gt en 2020. Esto significa que en los próximos diez años las emisiones deben aumentar menos que entre 2009 y 2010.

"Nuestras estimaciones más recientes son una llamada de atención", remarcó Birol. "El mundo está muy cerca del nivel de emisiones que no debería llegar hasta el 2020. A menos que no se tomen pronto medidas decisivas, será muy difícil tener éxito en la consecución de este objetivo mundial acordado en Cancún".

En cuanto a los combustibles, el 44% de las emisiones estimadas de CO2 en 2010 provenían del carbón, el 36% del petróleo y el 20% del gas natural.

El reto de mejorar y mantener la calidad de vida de las personas en todos los países al tiempo que se limitan las emisiones de CO2 nunca ha sido mayor. Mientras que la AIE estima que el 40% de las emisiones globales en 2010 proceden de países de la OCDE, estos países sólo representan el 25% de crecimiento de las emisiones en comparación con 2009. En los países no miembros de la OCDE -, encabezados por China e India – se observó un aumento mucho más fuerte en las emisiones en paralelo a su acelerado crecimiento económico.

Sin embargo, sobre una base per cápita, los países de la OCDE en conjunto emiten 10 toneladas, en comparación con 5,8 toneladas en China, y 1,5 toneladas en la India.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de