PIXABAY

La firma del Acuerdo de París durante la Cumbre del Clima de la ONU de 2015 fue uno de los grandes hitos en la lucha contra el cambio climático. En la capital francesa se firmó la hoja de ruta para reducir drásticamente las emisiones de CO2 y limitar el aumento de temperatura a finales de siglo a menos de 2 ºC respecto a la que había al inicio de la era industrial.

La ciencia del clima es una ciencia compleja, y pronto se vio que los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero marcados en París eran insuficientes para conseguir que la temperatura no suba de los 2 ºC. En 2017, un estudio basado en modelos estadísticos concluyó que con la actual tendencia, sólo había un 5% de posibilidades de que el calentamiento de la Tierra quedara por debajo de los 2 ºC en 2100.

La comunidad científica considera que lo deseable sería que el calentamiento se limitara a 1,5 ºC para conseguir limitar sus consecuencias, que serían catastróficas para la población si se supera el umbral de los 2 ºC debido al calor excesivo, las sequías, el clima extremo y el aumento del nivel de mar que traería consigo.

Acuerdo de París

Por ello, la ONU ha estado presionando a los países que firmaron el Acuerdo de París para que se comprometan a ampliar sus objetivos de recorte. Que lograran una mayor ambición fue uno de los principales objetivos de la Cumbre del Clima celebrada en Madrid en diciembre de 2019 y de la mini cumbre que París acogió en diciembre para conmemorar el quinto aniversario del Tratado.

Ahora, los mismos autores de la Universidad de Washington que firmaron aquella investigación han usado los mismos métodos estadísticas para intentar responder a una pregunta: ¿Cuánto hay que recortar realmente las emisiones de gases de efecto invernadero para limitar el calentamiento de nuestro planeta a menos de 2 ºC?

Su conclusión es que estamos lejos de lograr ese objetivo. Según sus cálculos, publicados este martes en la revista Communications Earth & Environment, esos recortes previstos en el Acuerdo de París tendrían que ser nada un 80% más ambiciosos. En concreto, la reducción de emisiones debería ser de media, de un 1,8% anual en lugar del 1% anual.

Para realizar sus estimaciones, el estudio tuvo en cuenta la población nacional, el producto interno bruto por persona y la denominada intensidad de carbono o intensidad de emisión ( la cantidad de carbono emitido por cada actividad económica o industrial).

También en este nuevo trabajo, en el que han añadido cinco años más de datos (recopilando información del periodo 1960-2015), los científicos coinciden en que con los actuales objetivos marcados en el Acuerdo de París sólo hay un 5% de posibilidades de que el calentamiento quede por debajo de los 2 ºC.

EEUU

EEUU tenía previsto reducir sus emisiones un 1% cada año hasta 2026 mientras China sostiene que reducirá su intensidad de carbono un 60% en 2030 respecto a los niveles que tenía en 2005. De hecho, los autores recomiendan que los países vayan revisando sus compromisos anualmente, en lugar de en escalas de tiempo de cinco, diez o más años como se hace actualmente en muchos planes climáticos existentes.

“Globalmente, el objetivo [de limitar el calentamiento a 2 ºC] requiere un 80% más de reducciones que lo acordado en París, pero si un país ha implementado la mayoría de sus medidas de mitigación, el recorte extra que necesitaría hacer sería más pequeño”, señala Peiran Liu, uno de los autores principales del estudio en un comunicado.

Así, EEUU tendría que incrementar sus reducciones de CO2 en un 38%, China en un 7% y Reino Unido en un 17%. Otros paíse como Brasil o Corea del Sur, donde han subido las emisiones, tendrán que hacer un recorte mayor.

Como detalla Adrian Raftery, profesor de Estadística de la Universidad de Washington y líder del estudio, entre 2011 y 2015 EEUU experimentó una caída en las emisiones debido a la eficiencia en distintas industrias como la del transporte. Desde su punto de vista, los cambios económicos vinculados con la pandemia de Covid-19 serán de corta duración, pero la creatividad y la flexibilidad que ha requerido el coronavirus pueden marcar el comienzo de una caída duradera de las emisiones.

Discurso sobre el clima

Hasta cierto punto, el discurso sobre el clima ha sido: ‘Tenemos que cambiar completamente nuestros estilos de vida y todo. La idea de nuestro trabajo es que, en realidad, lo que se requiere no es fácil, pero es cuantificable. Reducir las emisiones globales en un 1,8% por año es un objetivo que no es astronómico”, defiende Raftery.

“Si dices, ‘Todo es un desastre y tenemos que reformar radicalmente la sociedad’, hay un sentimiento de desesperanza. Pero si decimos, ‘Necesitamos reducir las emisiones en un 1,8% al año’, esa es una mentalidad diferente”.

Fuente: TERESA GUERRERO / EL MUNDO,

Artículo de referencia: https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/medio-ambiente/2021/02/09/602283c8fc6c83a40a8b4590.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de