El Niño y La Niña son dos fases distintas de El Niño/Oscilación del Sur (ENOS, por sus siglas en inglés), un fenómeno natural que se caracteriza por la oscilación periódica de la temperatura del agua en el Pacífico tropical entre el clima cálido durante El Niño y el frío durante La Niña.

La investigación, financiada por la NASA y que publica Nature Geoscence, ofrece nuevos datos sobre cómo las plataformas de hielo antárticas responden a la variabilidad de las condiciones atmosféricas y oceánicas mundiales.

El estudio fue dirigido por Fernando Paolo mientras era estudiante de doctorado y posdoctorado en la Institución de Oceanografía Scripps en la Universidad de California en San Diego, Estados Unidos. Paolo ahora es un erudito postdoctoral en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

Paolo y sus colegas, incluida la glacióloga de Scripps Helen Fricker, descubrieron que un fuerte episodio de El Niño hace que las plataformas de hielo en el sector del mar de Amundsen en la Antártida occidental ganen masa en la superficie y se derritan desde abajo al mismo tiempo, perdiendo hasta cinco veces más hielo de la fusión basal de lo que ganan por el aumento de las nevadas. El estudio utilizó observaciones satelitales de la altura de las plataformas de hielo desde 1994 hasta 2017.

"Hemos descrito por primera vez el efecto de El Niño/Oscilación del Sur en las plataformas de hielo de la Antártida Occidental -subraya Paolo-. Ha habido algunos estudios idealizados que utilizan modelos, e incluso algunas observaciones indirectas de las plataformas de hielo, lo que sugiere que El Niño podría afectar significativamente a algunas de estas plataformas, pero no teníamos observaciones reales de la plataforma de hielo. Ahora, hemos presentado un registro de 23 años de datos satelitales en las plataformas de hielo de la Antártida Occidental, confirmando no solo que ENOS los afecta anualmente, sino que también cómo".

Los efectos opuestos de El Niño en las plataformas de hielo (agregar masa a partir de las nevadas, pero quitársela mediante el derretimiento basal) al principio fueron difíciles de desentrañar de los datos satelitales.

"Los satélites miden la altura de las plataformas de hielo, no la masa, y lo que vimos al principio es que, durante fuertes eventos de El Niño, la altura de las plataformas de hielo en realidad aumentó". "Esperaba ver una reducción general en la altura como consecuencia de la pérdida de masa, pero resulta que la altura aumenta".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de