Así lo advierte un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) presentado hoy en Lima, en el marco de la 20ª Conferencia de las Partes de la Convención de la ONU sobre Cambio Climático.El documento sobre la brecha de adaptación hace una evaluación preliminar de las distancias existentes en los ámbitos económico, tecnológico y de conocimiento y establece un marco de trabajo para definir y superar estas disparidades en el futuro.

El vicedirector ejecutivo del PNUMA, Ibrahim Thiaw, presentó el documento en Lima.

“La adaptación al cambio climático es una meta de todos. Todos los países del mundo tendrán que adaptarse al cambio climático. Sin embargo, sabemos que los países en desarrollo son más vulnerables y cuentan con menos capacidades para lidiar con el fenómeno, es por eso que el informe se concentra específicamente en ellos”, explicó.

El informe concluye que, a pesar de que la financiación para la adaptación proveniente de fuentes públicas alcanzó unos 26.000 millones de dólares en el periodo 2012-2013, después de 2020 surgirá una brecha significativa a menos que se provean fondos adicionales para tal fin. 

Asimismo, apunta que si no se toman más medidas con miras a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, el costo de la adaptación se elevará todavía más, pues será necesario implementar acciones más amplias y caras para proteger a las comunidades de las consecuencias cada vez más intensas del cambio climático, tales como las sequías, las inundaciones y elevación del nivel del mar.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de