Invertir más dinero para limitar las consecuencias del cambio climático y obtener beneficios no sólo ambientales sino también económicos a través de la innovación.

Es la propuesta que han lanzado este martes el centenar de expertos que forman parte de la Comisión Mundial sobre Adaptación al Cambio Climático y que detallan en un informe internacional en el que urgen a los políticos a tomar medidas.

Según sus estimaciones, destinar 1,63 billones de euros a nivel global entre 2020 y 2030 para adaptarse a las consecuencias del cambio climático podría generar 6,9 billones de euros en beneficios netos, es decir, cuatro veces más del dinero invertido.

En concreto, los expertos mencionan cinco áreas en las que consideran prioritario invertir: sistemas de alerta temprana, infraestructuras resistentes al cambio climático, mejorar la productividad agrícola en escenarios de poca agua, la protección de los manglares e inversiones para asegurar los recursos hídricos.

Efectos ya visibles del cambio climático

La Comisión Mundial sobre Adaptación al Cambio Climático, liderada por el ex secretario general de la ONU Ban Ki-moon, el empresario Bill Gates y la economista Kristalina Georgieva, urge a los políticos a incrementar el liderazgo mundial para acelerar la adaptación a un cambio climático cuyos efectos, aseguran, ya son palpables en muchos lugares del mundo.

Nos enfrentamos a una crisis, dice el informe, y aunque “las acciones globales para ralentizar el cambio climático son prometedoras, éstas resultan insuficientes.

Su propuesta llega unos días antes de que Nueva York acoja la Cumbre de Acción Climática de la ONU, en la que los países deben ponerse manos a la obra para hacer realidad los compromisos asumidos en el Acuerdo de París, y en plena crisis por los incendios en el Amazonas y por el destructivo huracán Dorian, que a su paso por Bahamas se ha cobrado la vida de al menos 45 personas.

Los expertos que firman este trabajo sostienen que los próximos 15 meses serán críticos para movilizar las acciones contra el cambio climático y piden a los países que aumenten su nivel de ambición de cara a la cumbre de Nueva York del 23 de septiembre y a la Cumbre del Clima (COP25) que se celebrará en Chile en diciembre.

Informe

El informe destaca cómo huracanes muy destructivos, inundaciones e incendios forestales están convirtiéndose rápidamente en un asunto urgente.

El cambio climático afecta a personas de todo el mundo. Es más, si no se toman medidas, más de 100 millones de personas en países en vías de desarrollo se verán abocadas a la pobreza de aquí a 2050, lo que conducirá a “un aumento de los conflictos y de la inestabilidad”.

Los ciudadanos tendrán asimismo menos alimentos y agua disponible para satisfacer sus necesidades básicas. Sin adaptación, dice el informe, el cambio climático podría reducir hasta un 30% la producción agrícola. Los principales afectados serían los 500 millones de pequeños agricultores en todo el mundo, que verían por tanto reducidos sus ingresos.

También aumentaría el número de personas que no obtienen suficiente agua, al menos durante un mes al año (se pasaría de los 3.600 millones de ciudadanos que actualmente sufren esta situación, a 5.000 millones en 2050).

Un imperativo humano

Por ello, los autores del estudio, presentado por Ban Ki Moon y por la ex secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas de Cambio Climático Christiana Figueres, consideran que acelerar la adaptación es un “imperativo” humano, ambiental y económico.

“El cambio climático no respeta fronteras. Es un problema internacional que sólo puede resolverse mediante la cooperación y la colaboración”, ha asegurado Ban Ki Moon en un comunicado de prensa.

Según el ex responsable de la ONU, “cada vez es más evidente que en muchas partes del mundo el clima ya ha cambiado y necesitamos adaptarnos a esos cambios”. No es sólo lo adecuado y lo que hay que hacer; “es también lo más inteligente para impulsar la economía mundial”, ha añadido.

El informe cita, asimismo, algunos ejemplos de medidas exitosas implantadas en diversos países para hacer frente al cambio climático, desde cultivos de maíz que necesitan poca agua y que han permitido aumentar notablemente la producción en Zimbabwe, a las infraestructuras en Londres o en localidades de Dinamarca para evitar inundaciones.

Y es que el informe subraya que no se parte de cero, pues los esfuerzos ya han comenzado. Lo que hace falta es que se hagan a mayor escala, con mayor urgencia y que haya más innovación.

Como señalan los autores, la buena noticia es que “la adaptación, si se hace bien, conducirá a un mayor crecimiento y desarrollo. También salvará vidas, protegerá la naturaleza, reducirá las desigualdades y creará oportunidades”.

Fuente: TERESA GUERRERO / EL MUNDO,

Artículo de referencia: https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2019/09/10/5d778815fc6c83da0e8b4689.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de