El proyecto financiado con fondos europeos COMBINE (Comprehensive Modelling of the Earth System for Better Climate Prediction and Projection), muy cerca ya de su finalización, ha contribuido sobremanera a mejorar las labores de modelización del sistema terrestre.

La principal aportación de COMBINE reside en haber aumentado la capacidad que poseemos de predecir y anticipar el cambio climático, afirmó Elisa Manzini del Instituto Max Planck de Meteorología en Hamburgo (Alemania), coordinadora del proyecto.

El proyecto reunió a investigadores europeos de renombre dedicados la modelización del sistema terrestre con el fin de que adquiriesen un conocimiento más exhaustivo del comportamiento de la atmósfera, los océanos y los continentes y de sus interacciones.

Los logros del proyecto han sido múltiples y de gran nivel y han capacitado a la comunidad europea dedicada al clima para participar en la Fase 5 del Proyecto de Intercomparación de Modelos Acoplados (CMIP5) del Programa Mundial de Investigaciones Climáticas (WCRP).

COMBINE abordó el reto de combinar los ciclos del nitrógeno y del carbono en ecosistemas terrestres y oceánicos, labor que contribuirá al estudio científico de la desnitrificación oceánica ante el declive previsto de la productividad de los ecosistemas marinos.

Una faceta del proyecto especialmente interesante fue la labor de modelado de la evolución de la cubierta de hielo de Groenlandia en respuesta al aumento del CO2 empleando modelos climáticos exhaustivos.

La inclusión de las observaciones sobre el hielo marino en las predicciones climáticas está permitiendo generar simulaciones más precisas de la evolución pasada y futura del hielo marino antártico.

COMBINE también investigó las consecuencias del cambio climático sobre la disponibilidad hídrica y la agricultura y contribuyó a la evaluación de vulnerabilidad y adaptabilidad del sistema terrestre.

Los resultados científicos generados gracias al proyecto se han difundido entre la comunidad científica internacional a través de artículos publicados en revistas sometidas a arbitraje científico, una faceta esta, la de contribuir a las actividades de investigación a escala internacional, que se tuvo muy en cuenta durante el transcurso del proyecto. Gracias a este enfoque, los resultados obtenidos influirán en la investigación climática internacional durante mucho tiempo y también en las evaluaciones ejecutadas por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

COMBINE, que finaliza en octubre de 2013, recibió 7,9 millones de euros de financiación de la Unión Europea.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de