Esta propuesta permitirá abordar los objetivos climáticos de España de cara al horizonte 2020, dentro del Paquete europeo de Energía y Cambio climático y, según Ramos, "entre los elementos esenciales de esta hoja de ruta esta la elaboración de las proyecciones nacionales 2020, en la que actualmente están trabajando tanto la Oficina Española de Cambio Climático como la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural, lo que forma parte de las obligaciones que se derivan de nuestros compromisos con la Comisión Europea, a la que se deben presentar dichas proyecciones en marzo de 2013".

Esta hoja de ruta, según Ramos, "debe darnos las claves para la implementación de medidas para el cumplimiento de los objetivos de manera acorde con la situación económica, buscando sinergias en la generación de empleo y la actividad económica".

Otro elemento fundamental de esta hoja de ruta serán una serie de medidas sectoriales para los sectores difusos, transporte, vivienda, residuos, agricultura y fluorados. La elaboración de estas medidas, según ha avanzado Federico Ramos, tendrá lugar en el primer trimestre del año próximo y se consensuarán con los agentes responsables e implicados en cada sector.

El Secretario de Estado de Medio Ambiente también ha avanzado que "a partir de 2013, las obligaciones de cumplimiento dentro de la UE se limitan a las emisiones no sujetas al sistema de Comercio de Derechos. Es decir, a las emisiones difusas. El objetivo de la Hoja de Ruta Difusos 2020 es identificar las medidas a adoptar en los diferentes sectores. Las medidas deben evaluarse en coste, potencial de reducción y otros beneficios, de manera que el estudio permita priorizar las más viables y establecer las medidas de desarrollo de las mismas".

Reducción de emisiones

Asimismo, ha explicado al Consejo Nacional del Clima el proyecto de su departamento para establecer un sistema nacional de cálculo, reducción y compensación de la huella de carbono, con el fin de facilitar a las empresas sus objetivos de reducción de emisiones y compensar la huella de carbono a través de los sumideros forestales.

Al respecto, Ramos ha manifestado que "reducir la huella de carbono en una empresa significa reducir los consumos energéticos y, por tanto reducir las emisiones, y ambas acciones favorecerán la competitividad de la empresa de forma interna, por los ahorros en los costes, generando una imagen social positiva, lo que a la vez ayuda a acceder a mercados cada vez más exigentes".

Para ello, se generará un registro de compensaciones de huella de carbono, para que las empresas que compren absorciones verificadas se asuman como proyectos de reducción de emisiones en nuestro país.

El Consejo Nacional del Clima también ha sido informado por el Secretario de Estado de los resultados de la Cumbre del Clima celebrada en Doha y del calendario acordado en ella para avanzar en la adopción de un nuevo acuerdo internacional jurídicamente vinculante para el año 2015, así como del segundo periodo de compromiso del Protocolo de Kioto que comienza el 1 de enero de 2013.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de