PIXABAY

La mayoría de los fabricantes de vehículos no avanzan a la velocidad que requieren los objetivos para el cambio climático que, por ejemplo, buscan limitar el calentamiento global a 1,5 grados según establecieron los Acuerdos de París. Así lo recoge un estudio llevado a cabo por la consultora InfluenceMap a partir de las previsiones de producción de automóviles elaboradas por IHS Markit en el marco de la estrategia fijada por la Agencia Internacional de la Energía (AIE) el año pasado.

En concreto, de los 12 grandes constructores analizados, solo uno (la estadounidense Tesla) está por completo en línea con la hoja de ruta medioambiental. Y solo esta última compañía junto con la alemana Mercedes-Benz, prevén una transición suficientemente rápida para cumplir con la limitación de los 1,5 grados, que exigiría que la producción mundial de vehículos eléctricos sea del 52% en 2029 (ver gráfico adjunto) y del 57,2% en 2030.

Japón, en la cola de vehículos que cumplen con el cambio climático

Lejos de esa realidad, la previsión de los expertos de InfluenceMap es que ese porcentaje se encuentre 20 puntos por debajo en 2029, con un 32% del total y el resto, coches con motor de combustión. Esto obligaría a un esfuerzo hercúleo a la industria ya que tendría que, en el ejercicio 2029, aumentar el volumen de modelos cero emisiones en un 80%. Nada menos que 25 millones de vehículos extras, casi en su totalidad 100% de baterías ya que la tecnología de pila de combustible se considera que seguirá siendo meramente testimonial.

Por detrás de Tesla y de Mercedes-Benz se encuentran BMW (45% de total); Grupo Volkswagen (43%), Stellantis (40%); Ford (36%); Renault (31%); General Motors (28%) e Hyundai (27%). En las últimas posiciones y con grandes dificultades para alcanzar la meta, las tres grandes japonesas: Nissan (22%), Honda (18%) y Toyota (14%), que son los que más cancha van a seguir dando a los modelos híbridos.

La UE sí cumplirá con los objetivos de los vehículos con el cambio climático

Y es que los autores del trabajo ponen sobre la mesa una contradicción. Por un lado, el grado de compromiso de los fabricantes con el cambio climático, que es razonable o elevado salvo en el caso de las tres compañías japonesas. Pero, a la vez, la oposición mayoritaria a las regulaciones tendentes a la eliminación gradual de los automóviles con motor de combustión.

Precisamente esto último engarza con una de las conclusiones del trabajo que, no hay que olvidar, tiene un enfoque mundial. Se trata de la relación directa entre las políticas de descarbonización de cada región en relación con el automóvil, y la producción local de vehículos cero emisiones.

El caso paradigmático es Europa, que está a punto de aprobar la prohibición para 2035 de la venta de vehículos de gasolina y diésel, incluso los híbridos. Además, se endurecen los objetivos de reducción de CO2 para mediados de esta década. Su efecto es claro: la UE será la única región del mundo que estará cumpliendo los objetivos en 2029, con un 59% de producción total de modelos sin emisiones.

Distinto comportamiento

A continuación, aparece China, primer mercado mundial de vehículos y también de modelos a baterías. En este caso, InfluenceMap pronostica que los volúmenes de estos últimos pasarán del 12% del total en 2021 al 40% a finales de la década. No obstante, la consultora también señala que no han podido valorar «el compromiso con el cambio climático de los fabricantes locales» y deja para más adelante «un estudio más detallado».

Las exigencias son más laxas en EEUU o Japón y eso se plasma en las cifras globales de cada región y en las de los fabricantes que operan en ellas. Por ejemplo, el 49% de los coches que Toyota estaría fabricando en 2029 en Europa serían de baterías, pero solo el 3% en EEUU. Y Ford, que tampoco pasa el corte a nivel mundial, llegará al 65% de eléctricos en el Viejo Continente.

Donde se pueda o exija

Esto es algo que la industria no oculta. Mercedes-Benz y Renault, por citar solo dos casos, ya han dicho que quieren tener una flota 100% libre de emisiones en 2030 «en los mercados que lo permitan» o exijan, habría que añadir. Lo cual supone que habrá zonas del planeta que se conviertan en los mercados donde dar salida a automóviles con motor de combustión y terminar de amortizar, si es el caso, las inversiones en ellos.

De este modo, se prevé en La India hasta el 91% de toda la producción de aquí a 10 años siga siendo de coches convencionales; el 92% en África y el 97% en el caso de Sudamérica.

Los SUV siguen creciendo

El trabajo también pone de manifiesto una contradicción en el comportamiento de los fabricantes. Y es el apego que seguirán teniendo a los vehículos con carrocería SUV o todocamino.

Actualmente, son de lejos los preferidos de los clientes y en España suponen en 2022 casi seis de cada 10 matriculaciones. Se trata de vehículos más grandes y pesados, por lo tanto, más ineficientes y contraproducentes para reducir el calentamiento del planeta. Pero, a pesar de ello, IHS Markit pronostica que su cuota de mercado mundial no dejará de crecer: del actual 39% pasará al 47% a finales de la década.

Por último, las recomendaciones que la AIE presentó hace un año para ayudar a la descarbonización no solo contemplan potenciar la producción de vehículos cero emisiones que se ha valorado en este estudio. También señalan otras medidas como la reducción de los límites de velocidad de cara a ahorrar combustible; el establecimiento de zonas de bajas emisiones como las que llegan a España en 2023; o la creación de tarifas de congestión que desincentiven el uso del vehículo privado mientras se apoyan otras opciones de movilidad como la bici o los transportes públicos.

Fuente: FÉLIX CEREZO / EL MUNDO

Artículo de referencia: https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/medio-ambiente/2022/05/23/628a051b21efa09c7d8b45e5.html



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de