La UE va camino de no cumplir los objetivos del Acuerdo de París

La Unión Europea se ha ganado su reputación como líder mundial en políticas climáticas. Sin embargo, tras la entrada en vigor del Acuerdo de París (2015), la acción de la UE en este campo “aún no ha respondido eficazmente a la meta que persigue limitar el aumento de temperaturas a 1,5° C (respecto a las de la época preindustrial), según fijó el Acuerdo de París. Así lo dice un informe de la organización Climate Action Tracker, que ve “insuficientes sus esfuerzos”, lastrados sobre todo por el frenazo a las renovables. El pacto de París habla de limitar el aumento de temperaturas a 2° C y hacer esfuerzos para rebajarlo incluso a 1,5ºC.

El objetivo que se ha planteado la UE para reducir las emisiones de gases para el 2030 representa “solo un ligero aumento en la tasa de acción climática en comparación” con lo que ha venido haciendo los últimos 25 años, añade el informe. Y esto ocurre justamente cuando “se necesita una aceleración significativa para lograr la descarbonización necesaria para mediados de siglo”. “Ni la tasa histórica ni la proyectada reducción de emisiones permitirán a la UE cumplir su objetivo para 2050 de reducir las emisiones totales de gases invernadero entre un 80-95% por debajo de los niveles de 1990”, añade el informe. Es reducción del 80 al 95% de las emisiones fue fijadas varios años antes de la adopción del Acuerdo de París. Y solo una reducción del 95% para 2050, es consistente con el objetivo de calentamiento a largo plazo del Acuerdo de París.

La propia UE admite que no va camino de alcanzar su objetivo 2030 con las políticas actualmente en curso, y está discutiendo un gran paquete de medidas destinadas a alcanzar el objetivo. De hecho, para acelerar la descarbonización del sector energético es clave que aumente la eficacia del régimen comunitario de comercio de derechos de emisión.

Térmicas de carbón, gran lastre

Las emisiones de CO2 del carbón representaron el 18% de las emisiones de la UE en 2015, y disminuyeron en 2016 tras el cambio al gas en el Reino Unido. Para cumplir con el Acuerdo de París, las emisiones de C02 necesitarían reducirse a casi cero para 2030.

Sin embargo, en este momento, solo Austria, Dinamarca, Francia, Finlandia, Italia, Portugal, Suecia, los Países Bajos y el Reino Unido -que representan el 26% de la capacidad de carbón de la UE- han establecido metas de eliminación que lo lograrían, mientras que los dos mayores emisores de carbón, Alemania y Polonia, que representan casi la mitad de la capacidad de carbón de la UE, aún deben abordar este tema.

Desaceleración de las renovables

En la UE ha habido una desaceleración en el desarrollo de fuentes de energía renovables que puede amenazar el logro de su exigua meta de emisiones para 2030. La potencia de energía renovable instalada en los años 2014-2016 fue un 40% inferior a la capacidad instalada en el período 2010 -2012, “y va completamente en contra de las tendencias mundiales donde el crecimiento de la capacidad renovable se está acelerando”.

Junto a las medidas para revertir la desaceleración en el desarrollo de la energía renovable, también debe haber un cambio radical en la acción significativa en los sectores de transporte y construcción. En los vehículos eléctricos, solo dos estados miembros (Francia y los Países Bajos) han establecido objetivos, pero la UE en su conjunto aún no ha abordado esta cuestión y ahora parece estar a la zaga de los desarrollos en China, India, Noruega y California.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de