Aunque los pequeños estados insulares están entre los más afectados por el cambio climático, son los que menos contribuyen al mismo. 

Asegurar el futuro y la seguridad alimentaria de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID) requiere medidas urgentes frente a los efectos desproporcionados del cambio climático, advirtió hoy el Director General de la FAO, José Graziano da Silva en un evento celebrado en la Exposición Universal de Milán 2015. 

Al intervenir en una reunión ministerial sobre seguridad alimentaria y la adaptación al cambio climático en los PEID, el Director General de la FAO recordó la amenaza particular que el aumento del nivel del mar representa para muchas islas pequeñas, por lo que las estrategias de adaptación no son sólo una prioridad para estos países, sino "una cuestión de supervivencia".

"Los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo –añadió- están entre los más afectados por el cambio climático, al mismo tiempo, son los menos responsables de lo que está ocurriendo”.

Estos efectos desproporcionados socavan los medios de vida locales, que dependen en gran medida de sectores sensibles al clima, como la pesca, el turismo y la agricultura, dijo.

En referencia a los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible y la próxima Conferencia sobre el cambio climático de París, Graziano da Silva calificó 2015 como un año crucial para las respuestas globales para el desarrollo sostenible y el cambio climático, subrayando que la seguridad alimentaria de los PEID figura en lugar prioritario en ambas agendas.

"Sin una acción urgente sobre el cambio climático –dijo-, podemos perder gran parte de los avances que hemos logrado en la lucha contra el hambre y la pobreza extrema en los últimos años".

Graziano da Silva destacó la importancia del compromiso político y las asociaciones para ayudar a las islas pequeñas a mitigar el cambio climático, mientras se apoyan el crecimiento, la seguridad alimentaria y los medios de vida estables. 

Donación de Italia 

El Director General de la FAO agradeció en particular al Gobierno de Italia su reciente aportación de 2 millones de dólares EEUU al nuevo Fondo Fiduciario de la FAO para los PEID.

También destacó la importancia del denominado “Camino SAMOA”, un plan de acción adoptado por los gobiernos el año pasado en apoyo de los pequeños estados insulares en temas como el crecimiento económico con equidad, el cambio climático, energía sostenible, reducción del riesgo de desastres y el uso sostenible de los recursos marinos.

A través de la Iniciativa Global de Crecimiento Azul, “la FAO está ayudando a los pequeños Estados insulares en desarrollo a utilizar de forma sostenible sus recursos acuáticos", según el responsable de la FAO. 

"En el Caribe, la FAO apoya el desarrollo y la implementación de planes de creación de resiliencia y de reducción del riesgo de desastres. En la región del Pacífico, formamos parte del programa de seguridad alimentaria y medios de vida sostenibles", explicó Graziano da Silva.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de