La muestra hace un amplio recorrido por la historia de la meteorología en nuestro país 

Con esta exposición, AEMET continúa en la línea de aproximar la meteorología a los ciudadanos

Coincide con la puesta en marcha de las XXXIV Jornadas Científicas de la Asociación Meteorológica Española (AME) y el XVII Encuentro Hispano-Luso de Meteorología, que se celebrarán del 29 de febrero al 2 de marzo

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, abrirá las puertas de su exposición itinerante “La Meteorología a través del tiempo” en la antigua sucursal del Banco de España de Teruel, que permanecerá abierta desde el 29 de febrero al 27 de marzo, según han informado en rueda de prensa la teniente alcalde de Teruel, Rocío Feliz de Vargas, y el delegado territorial de AEMET en Aragón, Rafael Requena.  

La muestra ofrece a los visitantes la oportunidad de conocer la historia de la meteorología en España, ya que reúne una colección de más de un centenar de instrumentos de medición de todas las épocas y más de treinta carteles que ilustran la labor meteorológica, desde sus comienzos en los que se usaban las clásicas técnicas de medición y observación de variables meteorológicas hasta los más modernos sistemas de satélites que permiten hacer predicciones cada vez más certeras. 

La exposición aborda distintas temáticas, todas ellas relacionadas con la meteorología, desde la historia del desarrollo del Servicio Meteorológico Nacional de nuestro país hasta las últimas técnicas empleadas para desarrollar los productos meteorológicos y climatológicos que en la actualidad demanda la sociedad

Durante estos días, en Teruel se podrán contemplar aparatos antiguos y de última generación; viejos mapas de isobaras junto a imágenes animadas de satélites que muestran la evolución de las borrascas que captan los radares meteorológicos; carteles descriptivos, multitud de fotografías de fenómenos atmosféricos y de destacados “hombres del tiempo”. Un itinerario muy didáctico cuya intención es aproximar la meteorología a los ciudadanos.

JORNADAS AME

Coincidiendo con la exposición, Teruel acoge las XXXIV Jornadas Científicas de la Asociación Meteorológica Española (AME) y el XVII Encuentro Hispano-Luso de Meteorología, que se celebrará del 29 de febrero al 2 de marzo, también en la antigua sucursal del Banco de España. 

Estas jornadas, que se celebran cada dos años, y los encuentros, que tienen lugar anualmente de forma alterna en España y Portugal, se han convertido en un valioso foro para el intercambio de conocimiento entre los científicos de ambos países en el ámbito de la meteorología y la climatología. Además, cuentan con la participación de varios ponentes de AEMET que disertarán sobre diferentes aspectos de la observación atmosférica y los servicios climáticos.

AEMET EN ARAGÓN

El primer observatorio meteorológico oficial en Aragón se instaló en la capital zaragozana en 1855 en el torreón del edificio, ya desaparecido, de la Universidad Literaria de Zaragoza. De los observatorios actuales, el que lleva más tiempo en funcionamiento en Aragón es el de Daroca, desde 1909, el tercero más antiguo de España tras Tortosa y Madrid-El Retiro.

En la ciudad de Teruel, los primeros registros meteorológicos se remontan a 1878 en el Instituto de Enseñanza Secundaria hasta 1967, con un periodo sin datos desde julio de 1936 a junio de 1950. 

En 1967 las observaciones de la capital turolense se trasladaron al Colegio Menor San Pablo y, en 1984, a su emplazamiento actual del Observatorio Meteorológico de Teruel, que ocupa una parcela de 2.470 metros cuadrados cedida por la Diputación de Teruel en 1980, donde se encuentra el jardín meteorológico. Durante este periodo esta tarea ha sido compartida con un buen número de colaboradores que, de forma altruista, han contribuido a enriquecer la información del Banco Nacional de Datos Climatológicos de AEMET. 

Por otro lado, hay que destacar que la provincia de Teruel comprende buena parte del área asociada al polo del frío español, es decir, la comarca delimitada por el triángulo formado por las localidades de Teruel, Calamocha y Molina de Aragón, que se caracteriza por sus gélidos inviernos y por la actividad tormentosa estival. Precisamente, Calamocha registró -30ºC en 1963, la temperatura mínima medida en un lugar habitado de España.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de