PIXABAY

Durante el pleno correspondiente al mes de marzo, el Consejo Metropolitano ha aprobado por unanimidad la declaración de emergencia climática en la metrópolis de Barcelona, un paso decisivo para la aplicación urgente de varios objetivos estratégicos de la AMB: políticas destinadas a la lucha contra el cambio climático y la contaminación atmosférica, acceso garantizado y justo de la población al agua y logro de una economía circular.

Con la declaración de emergencia climática, la AMB se ha comprometido a asumir el objetivo de la UE de reducir un 55% de emisiones de gases de efecto invernadero para el próximo 2030 y de lograr la neutralidad de carbono en 2050 .

Según los últimos datos, en 2018 las emisiones se han reducido un 33,5% en relación con las de 2005, aunque se observa un repunte en los últimos años analizados, lo que demuestra que las emisiones del área metropolitana de Barcelona están muy ligadas al crecimiento económico.

Emisiones difusas

A fin de reducir las emisiones un 55% en 2030 y poder hacer frente a la emergencia climática, las acciones prioritarias que deben llevar a cabo son:

  • Descarbonizar la demanda energética en todos los sectores e invertir, al mismo tiempo, en energías renovables para cubrir esta demanda en el ámbito local.
  • Propiciar un cambio modal en el sector del transporte, facilitar la conexión de flujos intermunicipales y optimizar la distribución urbana de mercancías.
  • Impulsar la rehabilitación de la edificación en el ámbito residencial y terciario con criterios de eficiencia energética.

Cinco medidas para sacar a Barcelona de la emergencia climática

La AMB ha establecido cinco retos transversales para hacer frente a esta emergencia, cada uno de los cuales cuenta con medidas concretas:

  1. Transición energética: La AMB logrará este cambio global mediante diversas actuaciones, recogidas en el Programa marco de actuaciones en clima y energía (PMEC).
  2. Uso y gestión eficiente de los recursos hídricos: La AMB está elaborando el Plan director estratégico del ciclo integral del agua (PDECIA), que, entre otras medidas, incluye fomentar el uso del agua regenerada y los acuíferos, continuar incentivando la reducción del consumo doméstico, e identificar las situaciones de pobreza hídrica y trabajar para minimizar su impacto en la población
  3. Movilidad sostenible: El Plan metropolitano de movilidad urbana (PMMU) es una herramienta esencial en este sentido. Los aspectos clave son: mejorar el transporte público fuera de Barcelona, reforzar la red ferroviaria como eje vertebrador de la movilidad metropolitana, equilibrar la oferta de puestos de trabajo con la población ocupada residente, reducir la necesidad de movilidad obligadamediante la promoción del teletrabajo y optimizar el modelo logístico de distribución urbana de mercancías (DUM) y la distribución de último kilómetro.
  4. Recursos, economía circular y cambios en los modelos de producción y consumo: Ante la emergencia climática, la AMB quiere dar impulso a un modelo de desarrollo de economía circular, que reduzca la extracción de materias primas y convierta los residuos en recursos, para introducirlos de nuevo en el ciclo de producción.
  5. Nuevos modelos urbanos: El Plan director metropolitano (PDU) evoluciona en consonancia con la declaración de emergencia y vela por que los proyectos de construcción, reforma y rehabilitación sean oportunidades para mejorar las ciudades, haciéndolas menos vulnerables a los efectos de la isla de calor, a las olas de calor y los temporales.

Fuente: Noelia López Redondo / EnergyNews,

Artículo de referencia: https://www.energynews.es/la-amb-declara-la-emergencia-climatica-en-la-metropolis-de-barcelona-y-propone-cinco-medidas-para-reducir-las-emisiones/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de