En su intento de corregir lo que la Conferencia de Copenhague no consiguió, más de veinte mil participantes procedentes de 129 países distintos han abordado durante los días 20, 21 y 22 de abril una serie cuestiones relativas al calentamiento del planeta y la conservación del mismo, cuyo resultado ha sido la elaboración de un documento en el que cada país ha tratado de proponer medidas para solventar aquellas cuestiones que considera más urgentes.

La conferencia aprovechó ayer la celebración del Día Mundial de la Tierra para exponer los futuros problemas que la Madre Tierra deberá afrontar – incluyendo a los animales y a toda la humanidad – si los seres humanos continuamos actuando como hasta ahora, entre los que destacó la extinción de las especies, el drástico descenso de la producción de alimentos, la extensión de los desiertos o el derretimiento de los polos, conllevando a la desaparición de muchos Estados insulares. 

Haciendo un llamamiento a todos los habitantes de La Tierra, se destaca en el Acuerdo que "la humanidad está frente a una gran disyuntiva: continuar por el camino del capitalismo, la depredación y la muerte, o emprender el camino de la armonía con la naturaleza y el respeto a la vida." En el mismo se requiere "forjar un nuevo sistema que restablezca la armonía con la naturaleza y entre los seres humanos”, produciendo bienes sin llegar a su explotación, y reconociendo los Derechos de la Madre Tierra, entre los que se encuentran su derecho a existir, a ser respetada o a estar libre contaminación, polución y derechos tóxicos.

También en Bolivia se deploró "el intento de un grupo de países de anular el Protocolo de kyoto, el único instrumento legalmente vinculante específico para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de los países desarrollados."

Además, los pueblos explicaron que "rechazamos de manera absoluta el ilegitimo Entendimiento de Copenhague, que permite a estos países desarrollados ofertar reducciones insuficientes de gases de efecto invernadero, basadas en compromisos voluntarios e individuales, que violan la integridad ambiental de la Madre Tierra conduciéndonos a un aumento de alrededor de 4ºC."

El futuro de nuestra Tierra

Las conclusiones de este encuentro apuntan a que los países más desarrollados, principales causantes del desastre, se limitan a trata el cambio climático "como un problema reducido a la elevación de la temperatura sin cuestionar la causa que es el sistema capitalista", que el acuerdo define como un "régimen de producción y consumo que busca la ganancia sin límites, separando al ser humano de la naturaleza, estableciendo una lógica de dominación sobre ésta, convirtiendo todo en mercancía".

La próxima Conferencia sobre Cambio Climático a realizarse a fines de año en México debe aprobar la enmienda al Protocolo de Kyoto, para el segundo período de compromisos a iniciarse en 2013 a 2017 en el cual los países desarrollados deben comprometer reducciones domésticas significativas de al menos el 50% respecto al año base de 1990 sin incluir mercados de carbono u otros sistemas de desviación que enmascaran el incumplimiento de las reducciones reales de emisiones de gases de efecto invernadero.

También de calificó como necesario "construir un Fondo de Adaptación, como un fondo exclusivo para enfrentar el cambio climático como parte de un mecanismo financiero manejado y conducido de manera soberana, transparente y equitativa por nuestros Estados. Bajo este Fondo se debe valorar: los impactos y sus costos en países en desarrollo y las necesidades que estos impactos deriven, y registrar y monitorear el apoyo por parte de países desarrollados."

A lo largo de los tres días, los pueblos acordaron su necesidad de "proponer y promover una profunda reforma de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para que todos sus Estados miembros cumplan las decisiones del Tribunal Internacional de Justicia Climática y Ambiental."

Con el fin de implementar los resultados del "Acuerdo de los Pueblos", los participantes llamaron a construir "un Movimiento Mundial de los Pueblos por la Madre Tierra que se basará en los principios de complementariedad y respeto a la diversidad de origen y visiones de sus integrantes, constituyéndose en un espacio amplio y democrático de coordinación y articulación de acciones a nivel mundial."

Con tal propósito, los pueblos pretenden que "en México los países desarrollados del Anexo 1 respeten el marco legal vigente y reduzcan sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 50 % y se asuman las diferentes propuestas contenidas en este Acuerdo."

Finalmente, acordaron "realizar la 2ª Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra en el 2011 como parte de este proceso de construcción del Movimiento Mundial de los Pueblos por la Madre Tierra y para reaccionar frente a los resultados de la Conferencia de Cambio Climático que se realizará a fines de año en Cancún, México."



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de