El acuerdo sobre esta hoja de ruta es una de las garantías que exige la Unión Europea para adherirse a un segundo período de compromiso del Protocolo de Kioto. Durban también debe llevar a la práctica las decisiones adoptadas el año pasado en Cancún (México) y abordar las principales cuestiones no resueltas. Debe traducirse en un conjunto equilibrado de decisiones que sea aceptable para todas las Partes.

La UE informará en Durban del buen curso de la entrega de los 7.200 millones de euros en financiación de arranque para el clima que prometió a los países en vías de desarrollo para el período 2010-2012. Se han movilizado hasta ahora dos tercios del total (4.680 millones de euros).

Connie Hedegaard, Comisaria europea de Acción por el Clima, ha declarado lo siguiente: “La UE está preparada para un tratado mundial en Durban, pero la realidad es que otras economías, como los EE UU y China, no lo están. Seamos claros: la UE apoya el Protocolo de Kioto, pero es evidente que un segundo período de Kioto con solo la UE, que representa el 11% de las emisiones mundiales, no basta para el clima. Esto no puede considerarse un éxito en Durban. La pregunta fundamental es si los demás van a sumarse. La interdependencia actual del mundo exige una actuación mundial por el clima en que participen todos. Lo que está en juego en Durban es avanzar respecto a Kioto. Así pues, la UE podría aceptar un segundo período de Kioto si los otros grandes emisores nos aseguran que se sumarán. En Copenhague, los líderes se comprometieron a que las temperaturas no aumentaran por encima de 2° C. Ha llegado la hora de que demuestren que hablaban en serio”.

Marcin Korolec, Ministro de Medio Ambiente de Polonia, cuyo país preside actualmente el Consejo de la Unión Europea, ha declarado: “La UE está dispuesta a asumir un segundo período de compromiso de Kioto siempre que se cumplan nuestras condiciones. Además del acuerdo sobre una hoja de ruta, debe incrementarse la integridad medioambiental de Kioto y crearse nuevos mecanismos de mercado para ayudar a las economías emergentes a reducir las emisiones al menor coste posible. Durban también debe alcanzar decisiones que lleven a la práctica los acuerdos celebrados el año pasado en Cancún y colmar una serie de importantes lagunas en los mismos”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de