El Consejo de Medio Ambiente de la Unión Europea(UE), en lugar de reforzar sus propios objetivos de disminución de emisiones, ha pedido a los países en desarrollo que adopten límites obligatorios en las suyas. En concreto, los ministros solicitaron ayer que para 2020 se sitúen entre un 15 y un 30%, respecto a los niveles esperados.

En este sentido, la Unión Europea ha fijado un objetivo de reducción del 20% con relación a 1990, para el conjunto de los países que la integran, cifra que debería aumentar al 30% si se adoptara un acuerdo global.  
 
Según Mar Asunción, responsable del programa de Cambio Climático de WWF España “parece que la UE está ignorando el espíritu de Bali, donde los países desarrollados acordaron adoptar una posición de liderazgo respecto a un acuerdo global para mantener al cambio climático bajo control”. Y añade: “La UE había decidido apoyar a los países no industrializados para reducir sus emisiones, pero su propuesta actual se basa en obtener mucho y dar poco”.
 
Los ministros europeos han reconocido que el nivel de inversión global necesario para las políticas de cambio climático puede ascender a 175.000 millones de euros al año en 2020, pero no han llegado a un acuerdo sobre cómo se debería generar esta cuantía. Tampoco han ofrecido un paquete concreto para facilitar el despliegue de tecnologías limpias en los países en desarrollo, mostrando una confianza excesiva en la capacidad de los mercados de proveer estos fondos.

Para alcanzar un acuerdo exitoso en Copenhague es necesario contar con financiación y tecnología  adecuadas.
 
No obstante, hasta la fecha, no incluyen las medidas necesarias para que Europa cumpla con el nivel de ambición requerido, para mantener el calentamiento global por debajo de los 2ºC, y así evitar unos riesgos catastróficos del cambio climático.
 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de