La primavera que está a punto de concluir es la cuarta con mayores temperaturas en España desde 1965, y sus noches han sido las más calurosas desde ese mismo año, el primero en el que hay datos.

n mayo con temperaturas muy altas, el más caluroso en España desde que hay registros, así como unas mínimas especialmente elevadas por las noches, que también han marcado un récord desde el año 1965, han provocado que la estación que está a punto de concluir sea la cuarta más cálida de la serie.

Además, si en vez de fijarnos en la primavera, lo hacemos en los cinco primeros meses de 2020, de enero a mayo, también se trata del inicio de año más caluroso desde que existen mediciones homologables, es decir, desde 1965. La temperatura se ha situado en este periodo 1,6 ºC por encima de la referencia.

Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), ha explicado que, seguramente, el primer semestre del año no concluya manteniendo el récord de calor, “sino que será, probablemente, el segundo”. El motivo es que la primera parte de junio ha sido más fría, una tendencia que cambiará en los próximos días, en que subirán las temperaturas, sin llegar, previsiblemente, a sufrir olas de calor.

Primavera

“Tal vez no nos hemos enterado demasiado, por la situación de confinamiento, pero ha sido una primavera con unas noches extremadamente cálidas, ha señalado Del Campo. “Ha habido noches tropicales, incluso, a principios de mayo en el Mediterráneo, algo que es extraordinario”, ha añadido. La primavera, sin embargo, ha sido por lo general húmeda y poco soleada.

Por su parte, Beatriz Hervella, también portavoz de la AEMET, ha destacado que, a nivel internacional, los últimos 12 meses, entre junio de 2019 y mayo de 2020, han sido también los más cálidos desde que hay registros. Mayo, en concreto, también ha marcado un récord en todo el planeta.

“De hecho, podemos ir más allá, ya que los tres mayos más cálidos en la Tierra han ocurrido en los últimos cinco años”, ha añadido Hervella.

Gases de efecto invernadero

En concreto, Hervella ha llamado la atención sobre las altas temperaturas registradas en Rusia, con 5,3 ºC por encima de la media en los cinco primeros meses de 2020.

Especialmente preocupante serían los datos en Siberia, donde la anomalía se sitúa en torno a 8ºC por encima de la referencia, y existe el riesgo de que se derrita el permafrost (suelo permanentemente congelado) y expulse a la atmósfera las enormes cantidades de metano y otros gases de efecto de invernadero que contiene.

En cuanto al verano que pronto arrancará, concretamente el sábado 20 a las 23:44 (hora peninsular española), la predicción es que sea más cálido de lo normal en el sur peninsular, Baleares y Canarias, mientras que no existen predicciones claras para el resto del país, donde las temperaturas podrían situarse en la media, por encima de la misma, o bien por debajo. “No se puede inferir nada”, explicó Hervella. “Puede pasar cualquier cosa”.

Fuente: ÁNGEL DÍAZ / EL MUNDO,

Artículo de referencia: https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2020/06/19/5eec8138fdddffa4438b45ae.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de