El planeta se calienta cada vez más rápido

Los océanos pueden estar almacenando un 13% más calor que lo estimado previamente, según un nuevo estudio co-escrito por científicos del Centro Nacional de Investigación Atmosférica de Estados Unidos (NCAR).

El hallazgo, publicado en la revista Science Advances, se basa en un nuevo análisis de cómo las temperaturas oceánicas han cambiado desde 1960. El equipo de investigación, liderado por Lijing Cheng de la Academia China de Ciencias, comparó sus resultados con las estimaciones publicadas en la Quinta Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático en 2013.

"En otras palabras, el planeta se está calentando mucho más de lo que pensábamos", dijo el científico del NCAR Kevin Trenberth, coautor del estudio. La gran mayoría del exceso de calor atrapado en la Tierra por las emisiones de gases de efecto invernadero -el 90%- se almacena en los océanos, pero la medición de cómo el contenido de calor de los océanos ha cambiado con el tiempo ha sido un reto debido a las escasas observaciones.

Históricamente, la temperatura de las aguas oceánicas fue medida por una variedad de barcos, pero estas observaciones estaban limitadas a las áreas donde los buques viajaron. En las últimas décadas, las mediciones del calor del océano han aumentado, gracias a las nuevas técnicas de observación. En 2000, los científicos comenzaron a desplegar una red de miles de boyas llamadas Argo para perfilar condiciones en la capa superior del océano que se extiende a lo largo de 2.000 metros. Argo alcanzó una cobertura casi global en 2005, aunque algunas regiones remotas todavía no son muestreadas.

Para llenar las grandes lagunas en el registro histórico de temperatura del océano, el equipo de investigación utilizó una combinación de técnicas estadísticas y resultados de modelos para determinar cómo de útil puede ser una observación para inferir información sobre el área circundante, así como la forma en que las temperaturas en diferentes partes de los océanos del mundo se relacionan entre sí.

Encontraron que, en la mayoría de las regiones, una sola observación del océano podía proporcionar información valiosa sobre condiciones hasta 2.000 kilómetros de distancia.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de