La red global Future Earth, que agrupa a 222 científicos de 52 países, ha alertado sobre el “efecto cascada” del cambio climático en la próxima década y el impacto que los episodios de clima extremo puede tener sobre la producción de alimentos, las crisis de agua, la pérdida de biodiversidad y el colapso de los ecosistemas.

El informe Our Future on Earth, 2020 intenta identificar los mayores riesgos y vislumbrar las posibles soluciones a los retos ambientales del planeta.

Los superfuegos de Australia, que han causado más de 30 muertes y han arrasado más de 10 millones de hectáreas, son, en opinión de los científicos, una clara muestra de cómo las condiciones extremas (sequías prolongadas, temperaturas de récord) pueden intensificar el impacto del cambio climático, a falta de medidas de adaptación y mitigación.

Cambio climático

Los científicos identifican hasta 30 riesgos ambientales, sociales, económicos, tecnológicos y geopolíticos, de mayor a menor probabilidad.

El estudio recalca la estrecha conexión entre algunos de los riesgos: por ejemplo, cómo las olas de calor pueden provocar las crisis de agua y afectar a la agricultura, y causar la escasez de alimentos; o cómo la pérdida de biodiversidad hace que los hábitats sean menos resilientes y, por tanto, más vulnerables al cambio climático.

“El 2020 es el momento crítico para examinar todas estas cuestiones, porque lo que hagamos en la próxima década puede determinar nuestro futuro colectivo”, advierte Amy Luers, directora ejecutiva de Future Earth.

“A pesar de la ubicuidad de estas conexiones, muchos científicos y políticos trabajan en instituciones que sólo perciben riesgos aislados. Esta aproximación tiene que cambiar, porque todo está en el fondo conectado”.

Las migraciones forzosas, las epidemias globales, los fallos de las infraestructuras o las crisis financieras son algunos de los “riesgos” analizados por los científicos, que advierten también de “la erosión de valores sociales” y del “ascenso del populismo”.

“Nuestra tarea más urgente ahora es, si acaso, persuadir a las naciones sobre la necesidad de volver al multilateralismo”, advierte la doctora y política noruega Gro Bundtland, que ha participado en el informe de Future Earth.

Destrucción de ecosistemas

Otro informe presentado esta semana por la organización World Wildlife Fund (WWF) advierte, por su parte, que la pérdida de naturaleza puede traducirse en unas pérdidas globales de 430.000 millones de euros anuales en el 2050, al ritmo actual de destrucción de los ecosistemas.

Sin medidas urgentes, la erosión de las costas, la pérdida de especies y el declive del “capital natural” (de los bosques a los bancos de pesca) podría suponer pérdidas anuales de hasta 20.000 millones de euros solo en el Reino Unido, el tercer país más afectado del mundo.

Fuente: CARLOS FRESNEDA / EL MUNDO,

Artículo de referencia: https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2020/02/12/5e443efefdddffca088b4607.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de