El Vicepresidente Cotino ha realizado estas declaraciones en el transcurso de la jornada "La cumbre de Cancún: el desafío de la lucha contra el cambio climático" que se ha celebrado en la Fundación Bancaja y en la que se ha presentado la publicación del Premio Jaume I Ramón Tamames, "El grito de la Tierra. Biosfera y Cambio Climático". En este encuentro ha participado, también, José Luis Rubio, premio Jaume I de Medio Ambiente, con la ponencia "El papel de la sociedad en la lucha contra el cambio climático". 

Cotino ha recordado que, aunque las emisiones de la Comunitat Valenciana representan el 7,5 del conjunto del territorio nacional y un 0,6% del total de la Unión Europea, es decir, son poco significativas para el conjunto, no es menos cierto que por su situación geográfica, la Comunitat junto con toda la vertiente mediterránea, es una zona muy sensible a los efectos del cambio climático. "Si, tal y como prevén los expertos, sube el nivel del mar, la presión en los acuíferos de nuestro territorio sería irreversible por lo que cobra mayor importancia una planificación hidrológica que incluya el trasvase de aguas sobrantes del Ebro a nuestra Comunitat", ha señalado. 

"Por lo que todos -ha continuado el Vicepresidente- desde nuestras posibilidades, debemos trabajar para adoptar medidas tanto de mitigación como de adaptación al cambio climático, tal y como lo ha hecho el Consell con la elaboración de la Estrategia Valenciana ante el Cambio Climático". 

Cotino ha destacado que "tal y como ha comentado Ramón Tamames para luchar contra el cambio climático debemos pensar en global y actuar en local. Una de las mejores maneras de combatir desde una actuación local es lograr una Comunitat verde, cuanto más verde sea nuestro territorio, con importantes inversiones en materia hídrica, para lograr unas industrias menos contaminantes, más contribuiremos a luchar contra este fenómeno". 

Objetivo logrado 

"Precisamente la Estrategia Valenciana ante el Cambio Climático ha conseguido ya el objetivo para el que fue concebida desde el punto de vista de las emisiones per cápita dos años antes de lo previsto", según ha confirmado el Vicepresidente tercero y conseller de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda, Juan Cotino. 

"Así -ha continuado el Vicepresidente- el objetivo marcado durante la elaboración de la Estrategia, para el período 2008-2012, era no superar 8,51 toneladas de Co2 equivalente anuales per cápita y en 2009 se redujo hasta las 5,57 toneladas de Co2 equivalente per cápita". 

Cotino ha asegurado que el trabajo realizado para combatir el cambio climático en la Comunitat Valenciana está dando sus frutos y ha recordado que en el período 2008-2009 se han ejecutado o se encuentran en fase de ejecución más de 200 actuaciones específicas, que responden a las diferentes áreas de actuación contempladas en el Estrategia y que ha supuesto una inversión superior a los 900 millones. 

Y esta inversión ha tenido como consecuencia que "de acuerdo con el avance del inventario, en 2009 las emisiones en nuestra Comunidad han descendido un 12,6% respecto al año anterior. Se han emitido un total de 28,4 millones de toneladas de CO2 equivalente, frente a los 32,5 millones inventariados en 2008", ha significado el Vicepresidente. 

En este mismo período el descenso para el conjunto de España fue del 8,2 %, pasando de 405,7 millones de toneladas inventariadas en 2008 a 372,4 millones de toneladas en 2009

El grito de la Tierra 

Asimismo, en el transcurso de la jornada se ha presentado la publicación "El grito de la Tierra. Biosfera y Cambio Climático", del profesor Ramón Tamames. El libro se centra en la lucha contra el cambio climático y el calentamiento del planeta, el cual es, sin duda, uno de los grandes retos de la humanidad. 

Este reto implica, según recoge el profesor Tamames en su publicación, una solución en la que confluyan los esfuerzos de diferentes frentes, tanto el trabajo de los científicos, las decisiones firmes y valientes de los políticos y la concienciación social. 

El autor plantea los siete problemas principales a los que se enfrenta nuestra biosfera. Entre otros, la incidencia que el crecimiento industrial de los dos últimos dos siglos ha tenido en el ecosistema, y cómo desde la economía y la política se puede incidir en detener esa destrucción. El primer paso para salir adelante es asumir que realmente tenemos un problema -y el autor enumera en "El grito de la Tierra" ejemplos suficientes como para convencer hasta a los más escépticos- y una vez dado este paso, afrontarlo en toda su magnitud global. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de