En el día a día puedes detectar consecuencias del cambio climático, como pueden ser temperaturas inusuales o comportamientos atmosféricos poco comunes en las diferentes estaciones. Sin embargo, no somos del todo conscientes de la gravedad del asunto, al no estar presentes en una de las regiones del planeta donde mayor impacto provoca el calentamiento global: la Antártida, una región que se muere de calor.

En España, hay regiones en donde el invierno es menos agresivo y donde poseen temperaturas más suaves. Por eso, muchos desean pasar sus vacaciones de invierno en lugares del sur, como Andalucía o las Islas Canarias. Pero lo que está viviendo la Antártida es algo totalmente insólito.

Un récord de temperatura nunca visto hasta la fecha: se rebasó la barrera de los 20 grados centígrados. Concretamente, 20’75 grados fue la temperatura que se registró en los primeros días de febrero.

Se ha detectado debido a la implantación de una serie de radares que se instalaron con el objetivo de estudiar con más asertividad el cambio climático. El derretimiento de los polos es innegable; esto trae enormes consecuencias.

Incluso en una región del norte de la Antártida, zona más fría aún si cabe, se rebasó la barrera de los 17 grados, que ya se había registrado en el año 2015, alcanzando así una temperatura de 18,3 grados centígrados.

Una vez analizados estos datos a conciencia, se pretende crear un comité internacional con investigadores de reconocido prestigio para evaluar los daños y establecer posibles soluciones a la problemática.

Evidencias que avalan el calentamiento

Debes saber que no solo es la temperatura lo que alarma a los investigadores del cambio climático. La reducción de los bloques de hielo y la consiguiente disminución de las masas heladas, en cuanto a pérdida de volumen y espesor, es realmente preocupante.

Este comportamiento afecta a toda la región occidental de la Antártida, que se corresponde con el mar Weddell, los golfos y el mar Ross. Esta anomalía puede ser debida a la incidencia del viento foehn sobre dicha área. Se trata de un calentamiento rápido de aire que desciende por las laderas de la montaña.

Sea como fuere, y como ves, la situación es alarmante. La Antártida se sitúa como una de las regiones del planeta que experimenta un mayor calentamiento, con la subida de hasta tres grados en su temperatura en los últimos 50 años.

En cuanto a la pérdida de masa de hielo anual, ha aumentado en una proporción seis veces mayor entre 1979 y 2017. Esto se origina por la incursión de masa oceánica debajo de las capas de hielo a una temperatura también inusualmente mayor, lo que termina por producir el derretimiento del hielo.

La Antártida en datos

Para que te hagas una idea, la región antártica posee una extensión de 14 millones de kilómetros cuadrados. Su clima destaca, principalmente, por ser frío, ventoso y seco.

Además, la temperatura media anual varía entre -10 grados centígrados, en la costa antártica; y -60 grados centígrados, en algunas zonas del interior del continente. Por tanto, el registro de casi 21 grados de temperatura es realmente alarmante.

En cuanto a su inmensa capa de hielo, tiene un espesor de hasta 4,8 kilómetros, conteniendo en ella el 90 % del agua dulce del planeta Tierra. Si se derritiera por completo, el nivel de los mares del planeta se podría elevar en unos 60 metros, lo que provocaría la desaparición de numerosas islas y regiones costeras de todo el mundo.

En definitiva, el cambio climático está presente y es innegable. En nuestras manos está hacer lo posible por frenar esta situación. Lo podemos hacer con múltiples acciones diarias y cotidianas. ¡Entra en nuestra web para descubrir más al respecto!

Fuente: STOP CAMBIO CLIMÁTICO,

Artículo de referencia: https://www.stopcambioclimatico.es/2020/02/27/la-antartida-se-muere-calor/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de