Se registraron temperaturas de hasta ocho grados al norte de Svalbard a finales de diciembre. Las temperaturas tan altas no se registraron en la mitad del año invernal desde el comienzo de las mediciones sistemáticas a fines de los años setenta. Como resultado de esta calidez inusual, el hielo marino comenzó a derretirse.

"Escuchamos sobre esto por los medios", dice Heini Wernli, profesor de Dinámica Atmosférica en ETH Zurich. Las noticias despertaron su curiosidad científica, y un equipo dirigido por su entonces estudiante de doctorado Hanin Binder investigó el tema. En noviembre de 2017, publicaron su análisis de este evento excepcional en la revista Geophysical Research Letters.

En él, los investigadores muestran cómo surgieron estas temperaturas inusuales: tres corrientes de aire diferentes se encontraron sobre el Mar del Norte entre Escocia y el sur de Noruega, llevando el aire caliente hacia el norte a gran velocidad como en una "autopista".

Una corriente de aire se originó en el Sahara y trajo consigo aire caliente cerca de la superficie. Para empezar, la temperatura de este aire era de aproximadamente 20 grados centígrados. Mientras se enfriaba en su camino hacia el Artico, todavía estaba por encima de cero cuando llegó. "Es extremadamente raro que el aire subtropical cálido y cercano a la superficie sea transportado hasta el Artico", dice Binder.

Esta carretera de corrientes de aire fue posible gracias a una constelación particular de sistemas de presión sobre el norte de Europa. Durante el período en cuestión, se desarrollaron sistemas intensos de baja presión sobre Islandia, mientras que un área de alta presión extremadamente estable se formó sobre Escandinavia. Esto creó una especie de embudo sobre el Mar del Norte, entre Escocia y el sur de Noruega, que canalizó las diversas corrientes de aire y las condujo hacia el norte hasta el Ártico.

Esta situación duró aproximadamente una semana. Los sistemas de presión luego se descompusieron y el Artico volvió a su estado típico de invierno congelado. Sin embargo, el período cálido fue suficiente para reducir el espesor del hielo marino en partes del Ártico en 30 centímetros, durante un período en el que el hielo generalmente se vuelve más grueso y más extendido.

"Estas condiciones climáticas y su efecto en el hielo marino fueron realmente excepcionales", dice Binder. Los investigadores no pudieron identificar un vínculo directo al calentamiento global. "Solo realizamos un análisis de un solo evento, no investigamos los aspectos climáticos a largo plazo", enfatiza Binder.

Sin embargo, el derretimiento del hielo marino del Ártico durante el verano es una historia diferente. La tendencia a largo plazo es clara: la extensión mínima y el espesor del hielo marino a fines del verano se han ido reduciendo continuamente desde finales de los años setenta. El hielo marino se derritió particularmente severamente en 2007 y 2012, un hecho que los investigadores del clima hasta ahora no han podido explicar completamente.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de