PIXABAY

Cuando hablamos de cambio climático los océanos son igual de importantes que la atmósfera. Estos cubren el 70% de la superficie terrestre y los recursos que ofrecen son fundamentales para nuestro bienestar y el de muchas otras especies.

“Los océanos están absorbiendo todo, juegan un papel clave. El tiempo de respuesta es de años o décadas. Así, lo que estamos haciendo ahora, va a tener repercusiones durante mucho tiempo”, matiza Joaquín Tintoré, director del Sistema de Observación y Predicción Costero de las Islas Baleares (ICTS SOCIB).

Y continúa: “El mayor reto al que se enfrentan los océanos ahora mismo es al calentamiento global. Por eso, hay que actuar de forma clara y decidida. Lo mismo que con el tema de la contaminación por plásticos. No es solo un problema oceánico, es costero, es humano. Hay que actuar de forma rápida y clara”.

El SOCIB avanza a pasos agigantados, con la participación del CSIC cada vez más activamente y un reciente gran paso verdaderamente importante, su nuevo edificio en el Muelle Viejo del Puerto de Palma: “Tendrá un nuevo polo marino, esencial para asegurar una cierta sostenibilidad en las islas”.

El nuevo edificio se enmarca en los avances del Polo Marino de I+D+i del Govern de les Illes Balears (GOIB) y conciliará la integración en su entorno con una clara vocación tecnológica y contemporánea, albergará desde laboratorios de investigación hasta espacios de exposición y divulgación científica abiertos a la ciudadanía.

Océanos

El SOCIB ha convertido al archipiélago balear en un referente internacional en el estudio de la costa y el mar, y en concreto del Mediterráneo. Este equipo formado por medio centenar de personas utiliza distintos sistemas para establecer el estado y la variabilidad de las condiciones oceanográficas.

Ahí está precisamente la clave: “La variabilidad del océano es fundamental. Como pasa en la meteorología, en el mar también hay frentes, anticiclones y borrascas que condicionan el tiempo oceánico, caracterizan y modifican las características marinas físicas y geoquímicas. Esto, a diferentes escalas, tiene una relevancia importante cuando se trata de predecir una trayectoria, datos…”, concreta Tintoré.

Cambio climático en los océanos

Como confirman desde el SOCIB, el cambio climático está causando un calentamiento global del planeta Tierra. En los últimos años, el número de periodos que han registrado una anomalía positiva de temperatura y eventos de olas de calor en la atmósfera han aumentado en todo el planeta.

Como ejemplo reciente, el año 2020 ha sido el segundo año más cálido a nivel global (la temperatura media del aire ha aumentado 1.8ºC). En Europa, esa temperatura media del aire ha aumentado en 2,6°C, tal y como recoge el National Oceanic and Atmospheric Administration. De forma más específica, analizando los datos de satélite obtenidos durante 40 años (1982-2020), se ha observado un aumento en la temperatura superficial del mar, representando una subida de 1.5ºC en el Mediterráneo.

“Este calentamiento viene acompañado de un aumento en la frecuencia de eventos extremos, como son: las olas de calor marinas que tienen un impacto mayor sobre el ecosistema marino y las tormentas o gotas frías (como fue el caso del temporal Gloria que afectó a gran parte del norte y este peninsular, así como en las Islas Baleares en enero de 2020)”, precisa el director de una institución que se dedica a la observación y al estudio del alcance socio-económico y medioambiental de estos fenómenos.

Un momento decisivo

Dentro de este problema del calentamiento global, el Mediterráneo juega un papel fundamental: “El mar Mediterráneo es muy sensible y vulnerable al cambio climático. En 2018 ya se destacó en un artículo publicado en Nature Climate Change que la temperatura estaba aumentando por encima de la media mundial. Más recientemente, el grupo MedECC, Mediterranean Expert Group on Environmental Climate Change, ha publicado el First Mediterranean Assessment Report (MAR1) que concluye que la temperatura media anual promediada en toda la región es 1,5 °C más alta que en época preindustrial”, detalla el director del SOCIB.

CoastPredict

na de las iniciativas fundamentales que ahora mismo colideran junto al CSIC es CoastPredict. Con ella pretenden mejorar la observación y predicción del océano costero global así como ofrecer herramientas de soporte para la toma de decisiones y el acceso abierto y gratuito a los datos y resultados. Tal es su importancia que ha sido seleccionada por la ONU como programa para impulsar los objetivos de la Década de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible.

De ahí la importancia creciente de este organismo y cómo trabaja en nuestras costas. “Un elemento clave es ser capaces de establecer realmente cómo podemos alcanzar equilibrio entre las circunstancias ambientales, económicas y sociales”, explica Tintoré. Y otra iniciativa llevada a cabo desde el SOCIB en este sentido es “el marcaje de las tortugas marinas para poder seguir su trayectoria, que está relacionada con el tiempo oceánico. El seguimiento nos muestra que siguen los anticiclones y borrascas en los océanos”.

Con todas las buenas noticias que conlleva, tal y como dice Tintoré: “Los límites a la sociedad civil son fundamentales. Hay que transmitir esta urgencia en términos de sostenibilidad porque estamos hablando de un problema que no solo atañe a organismos oficiales, sino también a las clases políticas y a la sociedad en general”.

Fuente: ANA GONZÁLEZ RUEDA / EL MUNDO – Planeta Inteligente,

Artículo de referencia: https://planetainteligente.elmundo.es/retos-y-soluciones/como-afectan-las-olas-de-calor-al-oceano,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de