PIXABAY

En las próximas décadas, la seguridad alimentaria se verá afectada como consecuencia del cambio climático, que a partir de 2021 se prevé que dé lugar a la aparición de riesgos emergentes relacionados con el acceso a los alimentos, su utilización, calidad nutricional y la estabilidad de precios.

Fruto del cambio climático, podrían aparecer cinco tipos de riesgos, asegura José María Ferrer, responsable de Derecho Alimentario de Ainia, centro que desde 2014 participa en la Red Nacional de Riesgos Emergentes de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan).

Calentamiento del océano por culpa del cambio climático

Según Ferrer, en el medio-largo plazo (2021-2050) podría producirse la aparición de las bacterias Vibrio en nuevos ecosistemas, como consecuencia del calentamiento de los océanos, “en concreto el Vibrio spp. en productos del mar”.

También es probable que emerjan riesgos relacionados con la salud y el bienestar animal, con impactos de moderados a elevados y con el consiguiente impacto económico en la producción agropecuaria y los riesgos asociados para la población, como la aparición del mosquito tigre (Aedes albopictus) o los insectos tipo Culicoides imicola.

Plagas y parásitos

En relación con la sanidad vegetal, los potenciales aspectos emergentes identificados están relacionados “con amenazas biológicas: plagas o parásitos, que surgirán o aumentarán su alcance en Europa como consecuencia del cambio climático, según Ferrer.

El aumento del área de establecimiento potencial y propagación de la Xylella fastidiosa y su insecto vector; las moscas de la fruta, como la mosca mediterránea de la fruta (Ceratitis capitata) o la mosca del olivo (Bactrocera oleae) son algunos ejemplos.

En vista a estos riesgos, existen en la actualidad acciones y proyectos encaminados a combatir estas enfermedades, como es el caso del “Grupo Operativo Salud Olivar: desarrollo de estrategias innovadoras para el control de enfermedades endémicas y emergentes en olivo en España”.

Los contaminantes están relacionados con toxinas producidas por organismos (bacterias, hongos, algas) cuyo crecimiento se ve intensamente afectado por el cambio climático, como por ejemplo las floraciones de algas nocivas.

Contaminantes para la salud

Estos riesgos pueden dar lugar a la proliferación de contaminantes nocivos en los alimentos que, en función de los niveles de presencia, pueden generar riesgos para la salud de las personas.

Por otro lado, la calidad nutricional está relacionada con la deficiencia de micronutrientes, una situación que se puede generar debido a las emisiones de dióxido de carbono, que hacen que de forma progresiva se reduzca el contenido nutricional de alimentos de primera necesidad a nivel mundial.

Cambio climático: disminución de nutrientes

“Si estos riesgos llegasen a materializarse, requeriría de una aceleración en las técnicas de fortificación de los alimentos para seguir ofreciendo dietas adecuadas a los requerimientos de la población”, concluye.

Los expertos proponen medidas de adaptación como nuevas prácticas agrarias, almacenamiento de agua y riegos, entre otras, a través del uso de tecnologías o del cambio de tipo de cultivo, que podrían frenar significativamente el impacto ambiental.

Fuente: EFE VERDE,

Artículo de referencia: https://www.efeverde.com/noticias/cambio-climatico-seguridad-alimentaria/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de