En una visita a España, el ex vicepresidente de Estados Unidos y Premio Nobel de la Paz 2007, Al Gore, ha instado a materializar las actuaciones previstas contra el cambio climático, a pesar de la actual crisis financiera internacional. En su opinión, la coyuntura económica no debe impedir ese tipo de actuaciones que, constituyen una “apuesta” y crearán “riqueza y bienestar” a medio plazo.

Al Gore pronunció el jueves una conferencia en el Museo Guggenheim de Bilbao titulada “Pensando en verde; una estrategia económica para el siglo XXI”, a invitación de las sociedades públicas EVE e Ihobe, a la que asistieron los más destacados empresarios del País Vasco, así como respresentantes políticos e institucionales, entre ellos, la práctica integridad del Ejecutivo autónomo.

Durante el transcurso del acto, Gore definió el cambio climático como “la crisis más peligrosa” a la que se enfrenta la sociedad actual, ya que persiste la amenaza de que la temperatura del planeta se incremente en siete grados durante el siglo XXI, y precisó que la actual coyuntura no debe impedir acometer “otras medidas” contra esta amenaza.

En su opinión, invertir en energía renovables y en la protección del medio ambiente supone una apuesta “estable” que, a medio plazo, creará “riqueza y bienestar”, por lo que se mostró partidario de una “revolución energética” dirigida a sustituir el uso de los combustibles fósiles por energías renovables.

Además, advirtió de que, al margen de la lucha contra esta situación, el cambio climático puede suponer también “una oportunidad de negocio” para aquellos países que adapten su industria a una economía con bajas emisiones de CO2.

El País Vasco, a su juicio, ha hecho una “buena labor” en la potenciación de las energías renovables, así como por la innovación en este campo, una senda en la que debería profundizar, ahondando en la “modernización de la economía y el desarrollo sostenible”.

El ex vicepresidente norteamericano se refirió también a la energía nuclear, a la que reconoció un “papel futuro” en el panorama energético, aunque no de primera línea, donde sí prevé que se situarán las energía solar, eólica y geotérmica, entre otras.

ARTAZA

De forma previa a su conferencia, pronunciada en el Museo Guggenheim, el lehendakari, Juan José Ibarretxe, recibió a Al Gore en el Palacio Artaza de la localidad vizcaína de Leioa, con quien se reunió por espacio de una media hora.

En una breve rueda de prensa posterior, el ex mandatario norteamericano afirmó que España es “líder mundial en energía solar junto a Alemania, y líder en energía eólica” y se refirió “con admiración” a dos empresas energéticas vascas, Iberdrola y Gamesa. “Euskadi es un país pequeño con grandes empresas”, enfatizó.

También insistió en la necesidad de recurrir, cada vez en mayor medida, a las energías renovables, en el ámbito mundial y en adoptar estas medidas de forma “rápida y eficaz”.

Al Gore aludió a las próximas presidenciales norteamericanas y deseó que “sea quien sea el candidato” que venza en los comicios, se cierre “un compromiso más fuerte con las energías renovables”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de