Las personas con menos recursos tienen mejor actitud, ya que contribuyen en mayor medida a las acciones contra el cambio climático, según un experimento de ciencia ciudadana realizado por las Universidades Rovira i Virgili, de Barcelona, de Zaragoza y la Carlos III de Madrid.

Los investigadores dividieron en 54 grupos de seis personas a los 320 participantes. Cada grupo -los miembros del mismo ni se conocían ni podían relacionarse entre ellos- contaba con 240 euros. Y de esta cantidad total, cada miembro recibía una parte concreta.

En la mitad de los grupos todos dispusieron del mismo capital: 40 euros. En la otra mitad, el dinero se distribuyó de forma desigual: desde 20 hasta 60 euros para cada uno. El experimento se llevó a cabo en la calle y durante un festival de juegos de mesa que organiza el Instituto de Cultura de Barcelona.

Objetivo

El objetivo consistía en que cada persona debía destinar dinero a un bote común para lograr, después de diez rondas, un total de 120 euros dedicado a plantar árboles en la sierra de Collserola (en Barcelona).

Y con el dinero que les quedaba obtenían vales de compra. Al empezar el experimento, todos sabían de qué cantidad de dinero disponía el resto y tras cada ronda se les informaba de cuánto había aportado cada participante.

Los resultados constataron que, a pesar de que todos los grupos consiguieron el objetivo colectivo de reunir los 120 euros, la distribución del esfuerzo fue muy poco equitativa.

«Los participantes con menos recursos contribuyeron significativamente más al bien público que los más ricos, en ocasiones, hasta dos veces más», apuntan los investigadores, que detallan que «los más pobres formaban parte de los considerados “grupos generosos”, mientras que los más ricos se clasificaban mayoritariamente en un “grupo agresivo”».

«Las políticas futuras sobre cambio climático se beneficiarían si reforzaran las acciones de justicia climática y educaran en la equidad, en lugar de centrarse en la comprensión de las consecuencias climáticas genéricas o globales, puesto que tal sensibilización no ha demostrado generar aportaciones equitativas», concluyen los expertos.

Héroes climáticos

Naciones Unidas, precisamente, está desarrollando una nueva campaña con la intención de sumar acciones, «pequeñas o grandes», dirigidas a «medir, reducir y compensar emisiones inevitables de gases de efecto invernadero».

La iniciativa, denominada «Neutralidad Climática Ahora», respalda el objetivo principal que persigue el Acuerdo de París sobre cambio climático: mantener el aumento medio de la temperatura global por debajo de los 2°C y lo más cerca posible de 1,5°C.

Un objetivo que, según ha confirmado el último informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU (pdf), solo puede lograrse si el planeta alcanza la mencionada neutralidad climática para el año 2050.

Un elemento central de la campaña #Climattitude consiste en un sencillo cuestionario que permite a los usuarios descubrir qué actitud muestran frente al cambio climático en función de sus hábitos, desde «vivir el momento» hasta ser un «héroe climático». Del mismo modo, quienes lo deseen también pueden calcular su huella de carbono.

Fuente: ABC,

Artículo de referencia: https://www.abc.es/natural/cambioclimatico/abci-cual-actitud-frente-cambio-climatico-201811060921_noticia.html,