Según se recoge en informes de la ONG Elephant Family,  cada año, entre 50 y 100 crías de elefantes son capturadas en Birmania para alimentar la industria turística tailandesa. Y más preocupante aún, por cada cría capturada hasta cinco elefantes adultos o adolescentes de su familia tienen que ser asesinados.

En los últimos 100 años se ha perdido el 90%  de la población de elefantes asiáticos, los cuales desaparecen mucho más rápidamente y de manera más silenciosa que los africanos, contra cuya caza furtiva se lucha desde diversas ONGs.

Romperles el alma

Además expertos mundiales en elefantes como Petter Granli, Co-Director  de ElephantVoices, Laurene K. Knowles,  fundador y presidente de Elemotion Foundation o  Louise Rogerson Elephant Asia Rescue and Survival foundation (EARS)  confirman que,  para poder utilizar estos animales en actividades con turistas, es necesario someterles cuando aún son unas crías a un durísimo y a veces mortal proceso de domesticación con el fin de “romperles el alma”.

Con el objetivo de conseguir que obedezcan las órdenes de las personas, se les encierra durante semanas en un espacio reducido, donde son privados de comida y agua, y golpeados brutalmente en sus zonas más sensibles (ojos y orejas) hasta que dejan de rebelarse. Una vez ‘domesticados’, estos animales se utilizan en paseos y espectáculos que resultan muy perjudiciales para sus pies y su delicada columna vertebral, pasan largas horas encadenados y deben ser constantemente controlados a través del bullhook, un palo que termina con un gancho de metal y con el cual se les sigue golpeando en sus partes más delicadas.

Peligro también para las personas

El contacto con estos animales puede resultar muy peligroso también para las personas, ya que los elefantes pueden transmitir enfermedades como la tuberculosis  y porque pueden acabar hiriendo de manera mortal a los turistas con los que interactúan, como ahora hace un año en Tailandia, donde un elefante de un centro que mantiene más de 100 elefantes en cautividad se asustó y aplastó a dos personas, una de las cuales murió.

FAADA recuerda que existen, tanto en Asia como en África, centros de rescate reales  donde es posible ver a los elefantes en su hábitat natural y llevando a cabo los comportamientos propios de su especie e invita tanto los profesionales del sector como a los viajeros a no ofrecer y no visitar los campamentos o ‘falsos santuarios’ que ofrezcan espectáculos circenses o paseos con estos animales.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de