Además de los individuos que provenían de huevos naturales de las playas del parque, se han unido los nacidos en cautividad, siendo un total de 210 tortugas. Éstas ya son capaces de sobrevivir por la edad que tienen ante los depredadores naturales. Las tortugas liberadas han sido equipadas con un chip subcutáneo para permitir su identificación.

Reintroducción de la tortuga

Hasta el momento, los resultados de la liberación de tortugas son un éxito. Pese a todo, sus resultados se verán a largo plazo ya que se estima que tardarán de 15 a 20 años en volver a las playas donde nacieron para poner sus propios huevos.

La alta calida de las playas del parque natural Cabo de Gata-Nijar, las hicieron idóneas para iniciar los trabajos de liberación en ellas. De esta forma “se confirma el buen estado de este tramo del ecosistema litoral andaluz”, apuntan desde la consejería.

De los 400 huevos que se trajeron a Andalucía en 2008 desde Boa vista, 250 fueron enterrados en las playas del parque. De ellos, un mes después nacieron 247 ejemplares de forma natural. Éstas se recogieron antes de llegar al mar para evitar su rápida depredación.

Una tortuga amenazada

Esta especie de tortuga marina está amenazada a nivel mundial. La isla de Boa vista, con apenas 50 km de playa es hoy el único lugar de anidación de la tortuga boba en todo el Atlántico oriental. Su población de tortugas, se ve peligrosamente amenazada por la caza ilegal de hembras y la baja probabilidad de éxito de sus nidos. Durante los últimos años se ha visto un descenso poblacional grave en esta zona, así como en Florida.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de