El Alcalde del Prat y el Presidente de la Fundación privada para la Conservación y Recuperación de Animales Marinos (CRAM), firmaron ayer un convenio por el que el Ayuntamiento cede gratuitamente unos terrenos e instalaciones situadas en el litoral pratense para que la formación cree un centro pionero en el diseño de medidas de manejo y conservación de animales marinos, así como su recuperación. Este centro también podrá acoger acciones de investigación de educación ambiental, formación y difusión.

La Fundación ha sido el primer centro reconocido por la Generalitat de Cataluña como un centro especializado y equipado para recuperar animales marinos, y el primero de estas características en el Mediterráneo. Al mismo tiempo, representa un referente nacional e internacional en cuanto a los aspectos clínicos y de recuperación de fauna marina protegida.

Los terrenos e instalaciones que utilizarán la Fundación CRAM fueron cedidos gratuitamente al Ayuntamiento del Prat por parte del ente público Aena (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea) en el marco de las medidas compensatorias por la ampliación del aeropuerto.

El Ayuntamiento ha llevado a cabo en estos terrenos, de 18.176 metros cuadrados, las obras necesarias para hacer efectiva la instalación del centro de la Fundación CRAM, consistentes en la reforma y adecuación de las edificaciones e instalaciones existentes, así como el abastecimiento y la gestión de agua.

Las obras de adecuación de las instalaciones han tenido un coste de 6 millones, que ha ido a cargo del Ministerio de Medio Ambiente (5 millones) y de Aena (1 millón).

Las instalaciones han sido cedidas por el Ayuntamiento del Prat

Entre los edificios, instalaciones y mobiliario que el Ayuntamiento ha cedido a la Fundación se encuentra una antigua guardería del club de golf, la cual acogerá una tienda, una sala de exposiciones, una sala de conferencia y una sala docente, además de una serie de instalaciones para el personal.

El centro albergará un edificio clínico y de recuperación, en el que los animales marinos podrán ser recuperados mediante una serie de tareas técnicas en dos piscinas.

Un nuevo inmueble constituirá el edificio de investigación que alojará las tareas de estudios postmortem, contando con una sala de necropsias, un laboratorio, un almacén y otras instalaciones.

Por último, habrá una zona que englobará todo el conjunto y que contendrá las diferentes piscinas, tanto dentro del edificio clínico como en el exterior, así como la zona de arcos donde se ubican las bombas de aspiración de agua marina.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de