Aves amenazadas

Son agricultores en La Mancha, una de las zonas de secano menos rentables de Europa, pero además custodios del hábitat en el que viven las más amenazadas y vulnerables aves esteparias de Europa. Y la supervivencia a largo plazo de esas aves dependerá en gran medida de que esos agricultores mantengan su actividad, pero deberán percibir una contraprestación económica por hacerlo y por garantizar la conservación de un paisaje imprescindible. Sesenta municipios manchegos y cientos de agricultores van a aunar esfuerzos en un ambicioso proyecto europeo para conseguir que sus explotaciones sean más rentables y contribuyan además a mejorar la conservación de esas amenazadas aves.

El proyecto “Estepas de La Mancha”, coordinado por la Fundación Global Nature y en el que participa el Gobierno de Castilla-La Mancha, se prolongará hasta 2019 y será financiado por la Comisión Europea a través del programa Life, el único instrumento financiero de la UE dedicado de forma exclusiva al medio ambiente.

Agricultores, imprescindibles para la gestión del territorio 

La iniciativa parte de que la modificación de las prácticas agrarias tradicionales ha sido una de las principales causas del declive de muchas aves esteparias, de la importancia de adoptar prácticas agrarias y ganaderas sostenibles y de conservar el característico paisaje “de mosaico” manchego.

“No puedes gestionar el territorio si no trabajas directamente con los agricultores”, ha señalado el director de la Fundación Global Nature, Eduardo de Miguel, muy crítico con la implementación de áreas protegidas como la red Natura 2000 sin la colaboración directa del sector primario.

En declaraciones a EFE, De Miguel ha observado que agricultores o ganaderos sufren en ocasiones “las limitaciones” al estar en un área protegida en cuya gestión no participan, o que reciben información “contradictoria” de administraciones, sindicatos y ecologistas; “No saben a qué atenerse, porque nadie les informa adecuadamente de los beneficios que tiene para ellos la red Natura 2000”.

El proyecto europeo pretende mejorar la rentabilidad de las explotaciones agrarias y ganaderas y disminuir sus costes, y se llevará a cabo en cuatro espacios que están incluidos en la red Natura 2000: el área esteparia de La Mancha Norte; los Humedales de La Mancha; la Laguna de Hito; y San Clemente.

Entre las amenazadas aves cuyo estado de conservación se pretende mejorar con este proyecto figuran el sisón, la alondra de Dupont, la avutarda o el cernícalo primilla, muy características todas de las zonas esteparias e incluidas en las directivas europeas que pretenden asegurar la supervivencia de las especies más valiosas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de