En el acto, celebrado en la sede de la FEMP, estuvieron presentes su secretaria general, Isaura Leal; la directora general de la Fundación Biodiversidad, Ana Leiva, y el presidente de la Red de Gobiernos Locales+Biodiversidad 2010, Felipe López. Además estuvieron presentes todas las entidades que resultaron galardonados en el Concurso Nacional de Proyectos para el Incremento de la Biodiversidad, que premia a los mejores proyectos presentados para armonizar las políticas de sostenibilidad y conservación, encaminadas a incrementar la biodiversidad en sus respectivos territorios.

Trece ayuntamientos y una diputación provincial han sido los ganadores de esta segunda edición del Concurso de Proyectos para el Incremento de la Biodiversidad. Los primeros premios han sido para los Ayuntamientos de Tremp (Lleida), Málaga y Covelo (Pontevedra), que recibirán 200.000, 150.000 y 100.000 euros, respectivamente.

Junto a Camargo, recibirán 50.000 euros cada uno los ayuntamientos de Ainsa-Sobrarbe (Huesca); Aranjuez (Madrid); Pedraja del Portillo (Valladolid); León;  Nigrán (Pontevedra); Santander; Totana (Murcia); Valle de Mena (Burgos); Villacañas (Toledo); y la Diputación Provincial de Soria.
 

Camargo, un ejemplo de responsabilidad medioambiental

Durante el acto Ángel Duque, alcalde de Camargo, destacó el esfuerzo que el Ayuntamiento lleva realizando desde los años 80 para revitalizar su entorno natural, y agradeció el reconocimiento de la FEMP, el Ministerio de Medio Ambiente y la Fundación Biodiversidad, “que nos impulsa –dijo- a seguir trabajando en la línea de la recuperación de espacios naturales”.

En el caso de Camargo, el proyecto premiado por la FEMP y el Ministerio de Medio Ambiente plantea la incorporación al programa municipal "Áreas para la Vida" de nuevas reservas como el encinar de Escobedo, la antigua cantera de Bilbao en esa misma localidad, el paraje de la cueva del Juyo y El Monterín en Igollo.

También se contempla el apoyo a la reproducción de especies como el charrán común en la marisma de Alday o del chortilejo chico en la charca de Raos, el incremento de la biodiversidad en encinares relictos de Camargo como el Monterín, la mejora del hábitat palustre de la marisma de Alday y la recuperación del Pozón de la Dolores como área importante de paso invernal de aves amenazadas.

Duque, que en su anterior mandato como alcalde formó parte durante ocho años de la Comisión de Medio Ambiente de la FEMP, destacó que este proyecto supone un nuevo impulso para el programa municipal "Áreas para la Vida", una novedosa estrategia de recuperación y conservación de hábitats naturales que el Ayuntamiento de Camargo puso en marcha hace 15 años y que sigue avanzando “lenta pero segura”.

El programa "Áreas para la Vida" se ha materializado en la creación de una red municipal de espacios protegidos, de la que a día de hoy forman parte la Marisma de Alday, las Marismas de Parayas y Raos, el Pozón de la Dolores, la Sierra de El Pendo y Peñas Negras.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de