Un mono que estornuda, un pez que anda y una serpiente que recuerda a una joya son sólo una parte del tesoro biológico de 200 nuevas especies descubiertas en la región del Himalaya Oriental en los últimos años, según un informe que acaba de publicar WWF.

El informe, “Himalaya Oculto: el País de las Maravillas de Asia”, detalla las especies descubiertas por científicos de varias organizaciones incluyendo 133 plantas, 39 invertebrados, 26 peces, 10 anfibios, un reptil, un ave y un mamífero. La cifra y la diversidad de los descubrimientos, 211 en total entre 2009 y 2014, muestran que la región es uno de los lugares con mayor biodiversidad del planeta.

“Me entusiasma que la región, hogar de un número increíble de especies y de fauna muy emblemática, siga sorprendiendo al mundo con la naturaleza y el ritmo de nuevos descubrimientos”, ha dicho Ravi Singh, director general de WWF-India y presidente de la Iniciativa Himalaya Vivo de la organización.

Entre los descubrimientos más asombrosos está un pez ‘cabeza de serpiente’ azul enano, que puede respirar fuera del agua y sobrevivir en tierra hasta cuatro días; un desafortunado mono que tiene la nariz del revés, y por ello estornuda cada vez que llueve; y una gema viva – la víbora de foseta de cabeza lanceada (“bejeweled lance-headed pit viper”, en inglés), que parece una delicada pieza de joyería. 

El informe enumera las alarmantes amenazas a las que se enfrentan los ricos ecosistemas de la región, que abarca Bután, el noreste de la India, el norte de Myanmar y el sur del Tibet. Según revela el informe, a causa del desarrollo sólo un 25% de los hábitats originales de la región permanecen intactos, y cientos de especies que viven en el Himalaya Oriental se consideran globalmente amenazadas.

La región se enfrenta en la actualidad a una gran variedad de amenazas y presiones, la más acuciante de ellas el cambio climático. El aumento de la población, la deforestación, el sobrepastoreo, la caza furtiva, el tráfico de especies, la minería, la contaminación y el desarrollo de presas hidroeléctricas también han contribuido a las presiones sobre los frágiles ecosistemas de la región.

“El reto es preservar nuestros amenazados ecosistemas antes de que estas especies, y las que nos quedan por descubrir, se pierdan para siempre”, ha dicho el líder de la Iniciativa Himalayas Vivos de WWF, Sami Tornikoski.

“El Himalaya Oriental está en una encrucijada. Los gobiernos pueden decidir si siguen el camino actual hacia unas economías frágiles que no tienen en cuenta los impactos ambientales, o elegir un camino alternativo hacia un desarrollo económico más verde y sostenible”, ha dicho Tornikoski.

Hay mucho en juego, ya que el Himalaya es el hogar de al menos 10.000 especies de plantas, 300 de mamíferos, 977 de aves, 176 de reptiles, 105 de anfibios, y 269 tipos de peces de agua dulce. Además, entre 1998 y 2008, 354 nuevas especies han sido descubiertas en el Himalaya Oriental.

En un esfuerzo por proteger la rica diversidad de flora y fauna de la región, WWF está activamente involucrada para apoyar el progreso de los países del Himalaya Oriental hacia una economía verde, que valore los ecosistemas y los servicios que ofrecen a los millones de habitantes de la región.

Con su iniciativa “Himalaya Vivo”, WWF sigue desarrollando y apoyando programas en la región que ayuden a asegurar un futuro mejor para la gente y la biodiversidad de la región, incluyendo su rica variedad de especies – las que conocemos, y las que están por descubrir. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de