La epidemia que azota las poblaciones de conejo y el aumento de la mortalidad, principalmente por los atropellos, ha provocado un estancamiento en la recuperación del lince ibérico en Andalucía, que pasa de 332 ejemplares en 2013 a 327 en 2014. Según los datos del censo de 2014, recién publicado por la Junta de Andalucía, las poblaciones reintroducidas de Guarrizas y Guadalmellato continúan creciendo, pero las dos poblaciones naturales de Andújar-Cardeña y Doñana han sufrido un importante retroceso. La población salvaje del lince ibérico lleva una gran evolución positiva desde el año 2002, cuando solo se contaron 94 linces con 27 hembras reproductoras.

La principal causa de este descenso es la incidencia de una serie de brotes consecutivos de la enfermedad hemorrágico vírica (RHD), que ha diezmado las poblaciones de conejo, especialmente en los enclaves tradicionales del lince: la población de Sierra Morena (Andújar-Cardeña) y la de Doñana-Aljarafe. La escasez de su presa principal tiene un efecto inmediato sobre la productividad, que se ve claramente reflejado en el número de cachorros, aunque el número de hembras territoriales se ha mantenido estable.

Para solucionar este problema, se han puesto en marcha una serie de medidas de emergencia dentro del marco del proyecto Life Iberlince, pero WWF considera que son necesarias actuaciones adicionales. Es imprescindible elaborar un Plan Regional de conejo y una Estrategia Nacional donde se aborde la problemática de esta especie fundamental para los ecosistemas ibéricos, su seguimiento, las medidas de fomento de las poblaciones y se busquen remedios para solucionar estos terribles brotes de la RHD. 

La otra gran causa de este estancamiento es la alta mortalidad de linces por causas humanas, principalmente por atropellos -21 ejemplares muertos- y por furtivismo -5 ejemplares-. Respecto  a los atropellos, un tema en el que WWF ha hecho una gran presión con su campaña “Ni un lince más atropellado”, ya se han identificado claramente todas las medidas necesarias y tanto la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía como el Ministerio de Fomento forman parte del propio proyecto Life Iberlince. Para WWF, es urgente la ejecución inmediata de las obras para arreglar las carreteras y movilizar fondos adicionales para realizar todas las medidas necesarias.

En cuanto al furtivismo, es necesaria la implicación de la guardería forestal y del SEPRONA para establecer un plan de vigilancia de métodos ilegales.

Por otro lado, pese al estancamiento de la población total, WWF quiere destacar el éxito de las zonas de reintroducción de Guarrizas y Guadalmellato, donde en apenas cinco años se ha logrado consolidar una población de 86 ejemplares. Además, no se puede olvidar que en 2014 han comenzado las sueltas fuera de Andalucía en cuatro nuevas zonas de reintroducción en Castilla-La Mancha, Extremadura y Portugal. Este trabajo para recuperar la distribución histórica del lince ha absorbido casi la totalidad del esfuerzo del proyecto Life Iberlince, y ha sido posible gracias a las lecciones aprendidas en proyectos anteriores y al liderazgo de la Junta de Andalucía.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de