Los servicios jurídicos de la jefatura territorial de Galicia que detuvieron a dos personas ejerciendo la pesca ilegal, iniciarán un expediente sancionador con los pertinentes tramites establecidos en la ley de pesca fluvial, y deberán resolver si la sanción será leve, grave o muy grave.

En las zonas de reproducción de salmónidos se hace una especial vigilancia y seguimiento en estos meses el dado que se trata de la fase del ciclo vital de los salmónidos más delicada y en la que se fundamenta la conservación y el aprovechamiento de estas valiosas especies que habitan en los ríos gallegos

Material decomisado

Un operativo formado por cuatro agentes medioambientales, pertenecientes al Servicio de Conservación de la Naturaleza de Pontevedra, sorprendió a dos personas el pasado sábado día 20 de diciembre capturando salmones en un área de reproducción de salmónidos bajo la presa de Touro en el canal principal del río Ulla. Este hecho lleva consigo la apertura de un expediente sancionador, de acuerdo con la ley de pesca fluvial.

La gravedad del sucedido viene dada por el hecho de que estas personas aparte de estar vulnerando la ley de pesca fluvial al pescar en época de veda y con artes furtivas, estaban capturando salmones en el momento de su reproducción con el importante perjuicio que estas acciones causan a la recuperación de esta valiosa especie.

Los furtivos tenían en su poder un tramallo de 19 metros de longitud, dos fisgas o tridentes y dos focos de luz artificial. Con las fisgas habían capturado tres hembras de salmón en el momento en que estaban tratando de reproducirse, y un reo y una trucha con el trasmallo.

Hay que recordar que la temporada de pesca regular va desde mediados de marzo (salmón y reo desde el 1º de mayo) hasta finales de julio (en los cotos de reo y en la pesca sin muerte, se prolonga hasta finales de septiembre). Por lo tanto en el mes de diciembre no se puede pescar.

Procedimiento

El hecho lleva consigo que los agentes medioambientales habían presentado una denuncia ante el servicio provincial de conservación de la naturaleza que incluye el decomiso de las artes de pesca ilegales (red trasmallo de 19 m y 2 fisgas o tridentes) y de las piezas incautadas (3 salmones hembras, 1 reo y 1 trucha).

En caso de que los hechos denunciados impliquen una sanción grave, los furtivos se enfrentarán la una inhabilitación para obtener la licencia de pesca de 1 a 3 años, una sanción económica de 3.000 a 30.000 euros y la indemnización por el peso de los ejemplares incautados por un valor entre 2 y 3 mil euros.

Afortunadamente son escasas las ocasiones en las que se dan este tipo de casos, pero sí se ha denunciado en más ocasiones a furtivos con redes tipo trasmallo para capturar salmones en la época estival. Se trata de la primera ocasión en la que se tiene constancia de furtivos capturando salmones con tridentes o cualquier otro arte ilegal en el momento de la reproducción (diciembre-enero).

En las zonas de reproducción de salmónidos se hace una especial vigilancia y seguimiento en estos meses de finales y en los comienzos del año dado que se trata de la fase del ciclo vital de los salmónidos más delicada y en la que se fundamenta la conservación y el aprovechamiento mediante la pesca recreativa de estas valiosas especies que habitan en los ríos gallegos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de