Al mismo tiempo, el Gobierno mexicano iniciará un programa de compensación para las comunidades pesqueras afectadas. WWF ha celebrado este avance para salvar a la vaquita, tras 15 años apoyando en México los esfuerzos para conservar a la especie y buscando opciones de desarrollo sostenible para los pescadores.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) reconoce la voluntad y el compromiso del gobierno de México, las comunidades pesqueras, la sociedad civil y los sectores filantrópico y privado, y se suma a los esfuerzos encaminados a evitar la extinción de la vaquita mediante la suspensión de la pesca con redes de enmalle que atrapan accidentalmente a esta marsopa en el Alto Golfo de California.

WWF apoya y se suma a esta iniciativa y esfuerzos para lograr que esta importante región de México se desarrolle de manera sustentable y justa, con base en la pesca responsable y otras actividades económicas que beneficien a los pescadores y sus familias en el largo plazo, mientras aseguran la protección de esta marsopa única de México.

El Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA) estima que sobreviven menos de 100 vaquitas y concluyó en 2014 que la única manera para salvarla es la eliminación de todas las redes de enmalle en su hábitat.

Suspensión de la pesca con redes de enmalle y compensación justa a los pescadores

Para salvar a la vaquita las autoridades federales suspenderán durante dos años la pesca con redes de enmalle en su hábitat, mediante un decreto que entrará en vigor en marzo. El decreto excluye las redes utilizadas para pescar curvina (febrero-abril de cada año) dado que por sus dimensiones y forma de utilización no representan un riesgo para la vaquita. El gobierno federal acompañará la instrumentación y cumplimiento del decreto con una inversión de 540 millones de pesos anuales, que serán destinados a apoyar:

Un programa de compensaciones que permitirá a los pescadores y sus familias mantener sus ingresos durante dos años – 425 millones de pesos

Las personas involucradas en la cadena productiva del sector pesquero en las comunidades de El Golfo de Santa Clara (Sonora) y San Felipe (Baja California) – 28 millones de pesos

El incremento significativo de la inspección y vigilancia por parte de las comunidades locales, apoyando los esfuerzos de vigilancia de las autoridades – 87 millones de pesos 

Las redes de enmalle – legales e ilegales – son la causa del declive de la población de la vaquita. El CIRVA calculó que, entre 1997 y 2008, la población de vaquita disminuyó a una tasa anual de 8.4%. En 2008 el gobierno federal, las comunidades pesqueras y organizaciones de la sociedad civil instrumentaron acciones importantes para salvar a esta especie, logrando reducir la tasa anual de disminución a 4.5% y generar medidas de conservación de mediano plazo. En 2012, sin embargo, la tasa de disminución se incrementó a 18.5% debido a dos factores: (i) el aumento de la pesca ilegal de totoaba, un pez en peligro de extinción cuya vejiga natatoria (“buche”) se exporta ilegalmente a China a través de la frontera entre México y los Estados Unidos; y (ii) al aumento de la pesca de camarón con artes de pesca ilegales (redes de enmalle que exceden las medidas autorizadas). 

Pesquerías sustentables en el Alto Golfo: una visión de largo plazo

Recuperar la población de la vaquita sin duda tomará décadas y lograrlo implica que ninguna marsopa más muera en actividades pesqueras. Los dos años que se suspenderá la pesca con redes de enmalle son una importante ventana de oportunidad para promover y escalar la adopción definitiva de artes de pesca sustentables – que ya existen – así como para desarrollar nuevas alternativas que transformen la explotación pesquera en el Alto Golfo de California con una visión de largo plazo que brinde beneficios económicos y sociales concretos a las comunidades de la región. 

 Desafíos y oportunidades

La suspensión de la pesca con redes de enmalle y la compensación justa a los pescadores es la medida de política pública más importante que se ha tomado para salvar a esta marsopa desde que se estableció la Reserva de la Biósfera del Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado en 1993.  Los principales retos para instrumentar las acciones acordadas entre las autoridades federales y los pescadores incluyen:

  • Que la vigilancia sea efectiva y permanente para evitar que se infrinja lo estipulado en el decreto, incluyendo detener de manera definitiva la pesca ilegal de la totoaba – para esto el apoyo de la Armada de México será fundamental
  • Que los apoyos económicos se entreguen a los pescadores de manera coordinada y transparente, y que lleguen a todos los que viven de la pesca, no solo a los que poseen permisos de pesca – para esto el papel de la SEMARNAT y la CONAPESCA es clave.
  • Que las compensaciones gubernamentales vayan acompañadas por un programa de desarrollo integral impulsado y apoyado por el gobierno federal y los gobiernos estatales – la SEDESOL, SAGARPA, SECTUR y los estados de Sonora y Baja California Norte.
  • Que se incremente de manera importante el número de pescadores capacitados en el uso de la pequeña red de arrastre para camarón (que no atrapa vaquitas) y se les apoye en la construcción de esas redes y en la compra de los equipos necesarios.
  • Que se mejoren y desarrollen otras artes de pesca experimental que no atrapan vaquitas (trampas para peces, etc.), se capacite a los pescadores en su uso y se les apoye en la construcción de dichas artes
  • Que se establezcan mercados preferenciales en México y en Estados Unidos (principalmente en California) que compren y comercialicen el camarón y peces extraídos con artes que no atrapan vaquitas, para reconocer económicamente el compromiso de los pescadores con la legalidad, la sustentabilidad y la protección de la vaquita

El papel de WWF

Desde hace más de 15 años WWF trabaja coordinadamente con las autoridades ambientales, pesqueras, las comunidades locales, organizaciones locales de la sociedad civil y el sector privado nacional e internacional apoyando los esfuerzos para salvar a la vaquita y la búsqueda de opciones sustentables para las comunidades pesqueras.Durante los últimos 7 años WWF se ha sumado a los esfuerzos del Instituto Nacional de Pesca, la Comisión Nacional de Pesca y la Comisión de Áreas Naturales Protegidas y los pescadores del Alto Golfo para desarrollar artes y tecnologías de pesca innovadoras que no atrapen vaquitas y que permitan a los pescadores seguir ganando su sustento.

 Ahora, WWF se suma a los esfuerzos del gobierno federal y de las comunidades pesqueras, mediante:

  • Apoyo a pescadores de El Golfo de Santa Clara y San Felipe para el desarrollo, construcción, capacitación y utilización de artes de pesca que no atrapen vaquitas
  • Apoyo en la búsqueda y desarrollo de mercados preferenciales para productos pesqueros sustentables del Alto Golfo en México y en los Estados Unidos
  • Apoyo al monitoreo de la población de vaquita para evaluar el impacto de las medidas tomadas por el gobierno federal


Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de