Oceana reclama que se apliquen medidas de control estrictas para asegurar el cumplimiento de las nuevas normas del Reglamento del Mediterráneo que entraron en vigor ayer. La organización internacional de conservación marina prevé numerosos incumplimientos a las medidas debido al rechazo manifestado por el sector, que ha tenido tres años para adaptarse. A partir de ayer, la flota de arrastre y cerco europea deberá utilizar un nuevo tamaño de malla y, al igual que las dragas, tendrán que operar a una mayor distancia de la costa para la captura de bivalvos.

El Reglamento recoge medidas puntuales, pero olvida otras

Oceana alerta de la falta de medidas básicas en el Reglamento Mediterráneo que aseguren la sostenibilidad de la actividad pesquera. El texto, el Reglamento 1967/2006 del Consejo, de 21 de diciembre de 2006, recoge medidas puntuales, como la prohibición de arrastre sobre fanerógamas marinas, bosques de algas pardas, coralígeno y mantos de rodolitos, pero olvida a los fondos de coral, esponja o gorgonias, por ejemplo. Igualmente, carece de medidas que se hayan demostrado efectivas para la recuperación de los stocks mediterráneos, limitándose, por ejemplo, a establecer tallas mínimas solo para 27 especies marinas explotables.

“No podemos permitirnos un nuevo fracaso en la aplicación de una legislación pesquera europea para el Mediterráneo. El control tiene que ser férreo y las excepciones, mínimas”, señala Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana Europa. “Las nuevas medidas que hoy se comienzan a aplicar son necesarias, pero insuficientes para lograr una actividad pesquera con futuro y reducir la sobreexplotación a la que están sometidos los stocks pesqueros en el Mediterráneo.”

Oceana advierte sobre el peligro del incumplimiento

El Reglamento Europeo sobre tamaño de malla para arrastre y cerco, y la distancia mínima a costa para estas flotas y las dragas ha sido rechazado y criticado por el sector pesquero y algunos gobiernos regionales. Baleares y Andalucía pidieron ampliación de plazo o excepcionalidades en el caso del arrastre y la pesca de moluscos. Sin embargo, la Comisaria europea de Pesca, Maria Damanaki, ya anunció que no concedería nuevos plazos para la adaptación de las artes de arrastre.

Oceana alerta de que esta situación hace prever un alto grado de incumplimiento que debe resolverse a través de la aplicación del control estricto en puerto y en la mar, así como las sanciones correspondientes. Del mismo modo, la concesión de exenciones no debe atribuirse a ninguna situación no contemplada en el Reglamento, hasta que no haya garantías del cumplimento generalizado de la nueva normativa, y se demuestre científicamente que no causará un impacto negativo en el medio marino.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de